Ñame

El ñame es un tubérculo que fue considerado por mucho tiempo exótico pero que hoy día, debido a ciertos estudios que demostraron su complejidad nutricional y lo beneficiosa que es esta para la salud, se puede conseguir como un alimento más.

Y es que un alimento rico en antioxidantes como la vitamina C y la A, minerales esenciales y hasta proteínas y enzimas, no puede pasarse de largo en los supermercados, por esta razón es que se vuelve importante conocer qué es este tubérculo que ha sido utilizado durante siglos en la cultura culinaria africana, asiática y sudamericana, que además en un par de sus variedades es utilizada como parte de la medicina tradicional y la medicina alternativa.

Por ello también es necesario conocer cuáles son las propiedades nutricionales de este tan complejo tubérculo que se recomienda su consumo aun cuando es rico en almidones, y asimismo conocer cuáles son los beneficios reales que aporta a la salud y cuál de sus tantas variedades son realmente beneficiosas y seguras de consumir.  

Ñame

¿Qué es el ñame?

El ñame es la raíz de una planta herbácea que forma parte del género Dioscorea. Este nombre procede del vocablo africano Nyami, el cual se traduce literalmente para comer. Esta raíz ha sido utilizada tradicionalmente no solamente como un alimento, sino que también se ha utilizado dentro de la medicina china milenaria debido a su compleja composición química que le otorga una estructura nutricional única.

Entre los otros nombres con los que se le conoce podemos encontrar: yame yam, yame de Guinea, ubí de Filipinas, ñame morado, etc. Esta planta, siendo una hierba trepadora, es parte de la familia de las Dioscoreáceas propias de los países con clima tropical y subtropical. Los tallos de esta planta suelen ser lampiños y volubles e inclusive pueden llegar a alcanzar grandes proporciones. Las raíces de estas plantas son carnosas, y, dependiendo de la especie, a veces son muy gruesos, por lo que se consideran tubérculos de muy alto valor nutricional.

Las hojas de estas hierbas son alternas y sus flores pueden ser blancas, verdosas o púrpuras dispuestas en racimos. El cultivo de del ñame debe realizarse en regiones bajas, con lluvias que se distribuyan durante todo el año, además requieren de una temperatura que no supere los 34°C ni baje los 18°C, y deberá ser plantada en un suelo profundo y suelto, sin piedras y que pueda tener buen drenaje del agua.

Su cosecha será posible después de que hayan transcurrido entre 7 y 9 meses tras su siembra, y esto podrá ser visible, pues señal de que el tubérculo está maduro, listo para ser recogido, es que el follaje de la planta comienza a secarse y al ser extraído ya ha alcanzado el color característico de su especie.

Es importante resaltar que una vez que se hayan cosechado los ñames, estos deberán almacenarse en un lugar seco, bien ventilado y oscuro y además no se debe refrigerar, pues si se almacena correctamente estos tubérculos pueden conservarse entre 1 y 6 meses, claro está, todo dependerá de la variedad que se quiera conservar. La exposición al sol deteriora rápidamente estos tubérculos.

Origen del Ñame

El origen del cultivo del ñame se puede ubicar en África y Asia, de hecho, se ha encontrado restos arqueológicos del uso y cultivo del ñame del año 8000 a.C en algunas zonas asiáticas y ya siendo relevante entonces, aún sigue siéndolo para estos pueblos, pues es parte fundamental de su alimentación. También hay larga historia entre los pueblos indígenas americanos y el ñame, pues los grupos étnicos precolombinos lo cultivaban habitualmente.

Variedades

Aunque hay más de 600 variedades de ñame son 25 las más utilizadas como alimento, sin embargo, de estas 25 un poco menos son las variedades más populares, pues entre ellas se destacan:

  • El ñame blanco, cuyo nombre científico es Dioscorea rotundata. Este ñame tiene forma cilíndrica y su textura es densa, sus hojas grandes y espinosas llegan a alcanzar unos 20 centímetros de largo. El ñame blanco es una de las dos especies más cultivadas. Su origen es africano, y aún hoy día se cultiva al Oeste de África. En América del Sur también es cultivado, pues se introdujo en este territorio desde África debido a la trata de los esclavos.
  • El ñame amarillo es la segunda especie más cultivada y también es nativa de África pero también se cultiva bien en Suramérica, y, aunque su nombre científico es Dioscore cayenensis, ciertos estudios científicos recientes consideran que esta especie y la anterior son una sola. Su nombre se adjudicó debido a la alta concentración de carotenoides que posee.
  • Ñame púrpura, ñame de agua o ñame alado son los nombres más comunes de esta variedad. Su color usualmente es de color púrpura, por ello su nombre, pero también puede conseguirse de color blanco. El cultivo de esta especie se originó en el Extremo Oriente y aunque producción es más escasa que las dos anteriores, esta es una variedad bastante buscada y su producción no es nada despreciable, y su cultivo no es exclusivo de Asia, también se cultiva en Filipinas y se le conoce como rubí y muchos son los postres tradicionales que se hacen con él. Vietnam e Indonesia son dos naciones que también cultivan esta variedad, también en las islas del Pacífico, África y las Indias Occidentales. Su nombre científico es Dioscorea alata. A esta variedad se le confunde con la malanga, otro tubérculo, pues son similares tanto en sabor como en apariencia. Es interesante mencionar que un ñame de agua puede llegar a alcanzar 8 pies de largo, y un ñame de ese tamaño pesa alrededor de 100 libras.
  • Ñame japonés o ñame chino, el cual, como su nombre lo indica se originó en las montañas y los valles de China y es un tipo de ñame más bien medicinal, pues en la medicina tradicional se utiliza para aliviar los problemas estomacales como las úlceras estomacales y la gastritis, esto es a causa de su alto contenido de alantoína, sustancia que estimula la curación de las heridas de la mucosa gástrica. Pero no es su único uso, ya que también se cultiva como alimento básico. De todas las variedades es el más pequeño, y, también, de todas las especies, es el que más resiste el frío. Su nombre científico es Dioscorea opposita.

La variedad que produce tubérculos aéreos es la Dioscorea bulbifera

  • El ñame común es clasificado por la botánica como Dioscorea esculenta, su tamaño no es tan grande pero es fácil de manipular y su sabor es superior al resto de las especies.
  • Uno de los tipos de ñame menos cultivados es el ñame amargo o Dioscorea dumetorum, pues su sabor, como lo indica su nombre, es amargo, pero en algunos países encuentran interesantes sus propiedades. Su origen es África occidental y una de las razones por las que no se cultiva a gran escala es que dentro de esta especie se consiguen variedades venenosas.
  • La Dioscorea trífida es un tipo de ñame originario de América tropical y en México se le dice a esta variedad ñame a la ñapa o yapa, pues es un ñame que se consigue por doquier de manera casi gratuita.
  • Ñame salvaje o silvestre. Su nombre científico es Dioscorea villosa, este tipo de ñame crece de forma silvestre cerca de lagos, bosques húmedo, laderas y pantanos, por eso es común encontrarlo en ciertas zonas de Estados Unidos. Su sabor es amargo por lo que no es consumido a gran escala, sin embargo, es la variedad que se recomienda como una alternativa natural a la terapia hecha a base de estrógenos para las mujeres que sufren de pms, sequedad vaginal, cólicos menstruales y debilidad ósea.

Índice Nutricional del Ñame

Cuando ingerimos 100 gramos de ñame estamos consumiendo a la par:

  • Calorías – 38 kilocalorías
  • Hidratos de carbono – 8,5 gramos
  • Fibra – 3,3 gramos
  • Proteína – 2,2 gramos
  • Grasas – 0,3 gramos
  • Minerales
    • Calcio – 23 miligramos
    • Fósforo – 45 miligramos
    • Hierro – 0,8 miligramos
    • Potasio – 100 miligramos
    • Sodio – 4 miligramos
  • Vitaminas
    • Vitamina A – 0,34 miligramos
    • Vitamina B1 – 0,1 miligramos
    • Vitamina B2 – 0,1 miligramos
    • Vitamina B3 – 0,6 miligramos
    • Vitamina C – 6,6 miligramos

Propiedades Nutricionales

El ñame, al igual que los demás tubérculos, es ciertamente rico en carbohidratos, pues el almidón que contiene se encuentra en cantidades que superan el 70% de su contenido, pero, el ñame también contiene una buena proporción de fibra por lo que su digestión se ralentiza, esto hace que su índice glucémico no sea elevado, mantiene estables los niveles del azúcar en la sangre tras su consumo.

Este tubérculo también es rico en proteínas en comparación con otros tubérculos, pues el 12% de su contenido es pura proteína y por esta razón el ñame es un alimento saciante. Además, su composición nutricional es sumamente compleja y muy rica, ya que contiene vitaminas y minerales esenciales para el buen funcionamiento del organismo, pues es fuente de vitamina C, ciertas vitaminas del grupo B y Potasio, fósforo y calcio.

En efecto, su contenido de vitamina C alcanza el 27% del requerimiento diario, lo que resulta muy beneficioso para nuestro cuerpo, porque bien es sabido que la vitamina C es una vitamina hidrosoluble que nuestro cuerpo no puede producir y que al ser hidrosoluble, lo que no utiliza el organismo no se almacena sino que se desecha por lo que nuestro consumo de vitamina C debe ser constante para poder combatir desde el resfriado común hasta poder mantener los huesos fuertes y cicatrizar rápidamente nuestra piel.

Asimismo, su contenido de vitamina A aporta antioxidantes al organismo que permiten mantener las mucosas sanas, y a su vez, apoya el desarrollo sano de los huesos en caso de los niños, así como también estimular la salud de la piel.

Una de las razones por las que el ñame tuvo tanto éxito en la medicina tradicional china fue debido a su alto contenido de alantoína que aunque no siempre se supo esta verdad, el ñame fue eficaz para acelerar ciertos procesos de sanación, especialmente cuando era utilizado como cataplasma para tratar abscesos y furúnculos, además, el ñame también era efectivo para tratar los problemas bronquiales y estimular el apetito.

Es importante señalar que el extracto de ñame ha sido ampliamente estudiado como posible remedio para los síntomas menopáusicos debido a sus compuestos esteroidales saponina, entre los cuales se consigue un químico denominado diosgenina, el cual ha mostrado tener un impacto positivo sobre los patrones hormonales, a la vez que tienen posibles beneficios para reducir el riesgo de osteoporosis.

Por otra parte, la variedad denominada Dioscorea bulbifera mostró en cierto estudio que puede ayudar a mejorar la función ventricular, y esta acción protege los tejidos que se encuentran alrededor del corazón. Por ello, aunque hay mucho por investigar todavía, el extracto de ñame se utiliza en muchos casos como coadyuvante en tratamientos hormonales.

Como ya se ha hecho mención, el ñame es rico en fibra, por lo que sirve para evitar el estreñimiento mejorando la movilidad de los intestinos y a su vez es capaz de reducir los niveles de colesterol en ellos. Esto por supuesto favorece tanto la salud del corazón como la del cerebro porque permite una mejor irrigación sanguínea hacia estos dos órganos tan importantes.

Se considera que el ñame es muy útil en los planes alimenticios que tienen como fin la pérdida de peso, ya que gracias a la fibra, también es un alimento saciante, lo que sin lugar a dudas reduce la ingesta alimentaria.

Asimismo, el ñame al ser una rica fuente de manganeso, le permite al organismo utilizar dicho mineral para metabolizar de manera más eficiente los carbohidratos, por lo que representa a nivel enzimático un cofactor para la producción de energía y es por ello que se recomienda su consumo a los deportistas y a los niños que están en plena etapa de desarrollo orgánico y celular.

Otra virtud atribuida al ñame es la propiedad de ser antiespasmódico, por tanto se considera que éste ayuda a relajar los músculos, ayudando así a mejorar la condición de las menstruaciones dolorosas, los dolores de parto y los episodios asmáticos.

En el continente americano se ha utilizado tradicionalmente el ñame para tratar con los desórdenes menstruales y los síntomas de la menopausia. En china, según la medicina tradicional, el ñame salvaje se considera un estimulador de los sistemas y las funciones orgánicas, por lo que se utiliza para estimular el sistema renal y el endocrino.

El ñame, por si fuera poco, también contiene cortisona, por lo que es un alimento muy útil para aliviar la inflamación producto de la gota, la mala circulación y la artritis. De igual manera el ñame también es utilizado para eliminar la retención de líquidos, pues se le atribuyen cualidades depurativas y diuréticas, de hecho, este alimento se utiliza mucho para eliminar también coágulos de sangre.

Y hasta el agua donde se cocina puede ser útil para tratar los problemas de la piel, sin embargo, la recomendación es consumirlo asado o al vapor ya que al hervirse, ciertas propiedades pueden perderse en el agua en la que se hierve.

 

REFERENCIAS

  • https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/970.html
  • https://www.vitonica.com/alimentos-funcionales/el-name-un-tuberculo-aliado-de-la-salud
  • https://www.inn.gob.ve/innw/?p=18914
  • https://alimentossaludables.mercola.com/name.html
  • https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%91ame
  • https://www.ecured.cu/%C3%91ame
  • https://entre7calderos.com/name-ejemplo-del-vinculo-la-historia/

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.