Consultar si estoy en Central de Riesgo (Buró de Crédito)

Hacer una revisión permanente de los datos crediticios es fundamental para lograr hacer cualquier trámite u operación en Ecuador. Antiguamente conocido como Central de Riesgo, un Buró crediticio es una empresa privada independiente a cualquier institución financiera, comercial o gubernamental que busca proporcionar a empresas afiliadas datos relacionados con el comportamiento de las personas físicas y morales sobre sus créditos.

En el presente artículo le contaremos todo lo que necesita saber al respecto y cómo funciona el sistema actualmente:

Definición de Burós de Crédito

Estas son instituciones que tienen acceso a todos los datos crediticios y ofrecen servicios de referencia crediticia a quienes la soliciten y a las entidades del sistema financiero y comercial de Ecuador. Estas instituciones han sido autorizadas legalmente por la superintendencia de bancos y son las únicas entidades que están autorizadas a otorgar el historial crediticio de quienes buscan un crédito, sin embargo están supeditadas a las disposiciones de la Superintendencia de Bancos y Seguros, quien es la única encargada de administrarlos.

En el año 2002 estas instituciones fueron creadas y operaron por diez años, llegando a ser cuatro entidades las encargadas de esta actividad. Debido a ciertos cambios en la legislación ecuatoriana, solo existen dos burós de crédito debidamente autorizados, que son Equifax y Aval.

Registro de Datos Crediticios

Hace unos cuatro años aproximadamente, lo que antiguamente se conocía como Central de Riesgo dejó de existir. Actualmente, los reportes de crédito son conocidos como “Registro de Datos Crediticios”, también conocidos como burós crediticios por la mayoría de la población. Estos son competencia de la Superintendencia de Bancos ecuatoriana.

Esto significa que las calificaciones que se hacen en la central de Riesgo desaparecen, pero el sistema sigue funcionando, pero con términos diferentes.

¿Cómo saber si estoy en Central de Riesgo?

Una de las maneras para saber si usted se encuentra en Central de Riesgo es a través de Equifax. Esta institución tiene centros de atención al cliente en Quito, Guayaquil y en las oficinas de Servipagos distribuidas a lo largo y ancho del territorio nacional.

Otro buró que se encarga de proporcionar esta información es Aval.

Ambas empresas están debidamente autorizadas para emitir estos certificados de historial crediticio en Ecuador.

La superintendencia de bancos incorporó en el 2018 un sistema en línea por medio del cual la ciudadanía ecuatoriana puede revisar sus referencias crediticias en la web. A continuación le contaremos un poco sobre cómo llevar a cabo su consulta a través de las empresas antes mencionadas:

Equifax Ecuador:

Puede acudir a las ventanillas de Servipagos distribuidas a nivel nacional con su cédula de identidad para conocer su historial crediticio. Le proporcionarán una impresión del reporte como soporte. También es posible hacerlo a través de los puntos de servicio de Equifax que se encuentran distribuidos de la siguiente forma:

En Quito:

Su oficina se encuentra en la Torre 1492, piso 12, oficina 1205, en la Av. 12 de Octubre y Lincoln. Su horario de atención es de Lunes a Viernes, de 9:00 am a 5:00 pm. Contacto: (593-2) 40-11-800

En Guayaquil:

La oficina se encuentra ubicada en el Edificio Torres de la Merced, piso 8. Entre 9 de Octubre y Malecón. Su horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:00 am a 5:00 pm. Contacto: (593-2) 40-11-800.

También puede hacer una llamada a su Central Telefónica & Servicio al Cliente, de lunes a viernes desde las 8:00 am hasta las 8:00 pm. Sábados y Domingos el horario de atención es de 8:00 am a 1:00 pm.

Importante: El certificado de historial crediticio es un documento gratuito. No olvide que el tener un buen historial de pagos facilitará que las entidades financieras y comerciales del Ecuador aprueben créditos o préstamos. En caso de no tener buen historial crediticio, para poder optar a ser elegible para el otorgamiento de un crédito se hará necesario mejorarlo o “salir de la central de riesgo” cancelando las deudas pendientes.

¿Pueden haber errores en el sistema? ¿Cómo solucionarlos?

Aunque es poco frecuente, es posible. En caso de presentarse alguna incidencia de este tipo, los ciudadanos ecuatorianos tienen derecho de exigir una corrección ante la entidad de riesgo que lo haya reportado, o bien en la superintendencia de Bancos. Esto es posible a través de un reclamo formal o derecho de petición. Es necesario sustentar toda la información con la debida documentación y su identificación respectiva.

Central de Riesgos: ¿Qué es?

Este era un sistema donde se almacenaba toda la información crediticia, fueran estos préstamos o créditos que un ciudadano o empresa adquiría con alguna entidad regulada por las Superintendencias de Bancos, Economía Popular y Solidaria o los locales comerciales.

Las instituciones que conformaban a la superintendencia de bancos son todas aquellas que fungen como bancos, cooperativas, emisoras de tarjetas de crédito, sociedades financieras, mutualistas, etc. Por su parte, los locales comerciales son agencias como Créditos Económicos, La Ganga, De Prati, Claro, Fybeca, entre otras.

En aquél entonces, cualquier transacción económica que se llevase a cabo a través de diferimientos de pagos con la tarjeta de crédito pasaban inmediatamente en la Central de Riesgo Ecuatoriana. Desde entonces el término “Central de Riesgos” ha sido asociado con algo negativo, aunque realmente lo negativo es la calificación de su historial, lo que significa que se le da importancia a la capacidad de pagar que tienen los ciudadanos que entran en esta central de riesgo.

Atrasarse o no cumplir cabalmente con las obligaciones crediticias es sinónimo de una mala calificación, sin embargo, cumplir de manera adecuada con los pagos, la calificación será positiva y beneficiará al ciudadano en caso de contraer algún préstamo en el futuro.

No constar en el sistema de la Central de Riesgo, no es del todo positivo, pues no se tendrían referencias del ciudadano como buen o mal pagador. En caso de querer solicitar un préstamo grande, no constar en la Central es perjudicial.

¿Cuáles son las calificaciones que da la Central de Riesgo a un ciudadano?

La calificación de crédito se basa en una escala que citaremos a continuación:

  • A: Cuenta con los suficientes ingresos para cumplir con todas sus obligaciones crediticias, cumpliendo a tiempo con todos sus pagos y obligaciones.
  • B: Puede atender sus obligaciones crediticias, aunque no se hacen a tiempo (El tiempo que usted tarda es de hasta tres meses en cancelar sus créditos comerciales).
  • C: Tiene ingresos deficientes para cumplir con las transacciones crediticias que se hayan pactado con anterioridad.
  • D: No cuenta con los ingresos necesarios para cumplir con sus obligaciones y las entidades han tenido que ejercer acción legal para cobrar. Normalmente, se renegocian los préstamos con otras condiciones.
  • E: Insolvencia o quiebra. Es incapaz de pagar todas las deudas y se superan los nueve meses de retraso para el pago de créditos comerciales o más de 120 días en créditos de consumo.

¿Por qué es tan importante estar bien evaluado en la Central de Riesgo?

Tener un buen historial en la Central de Riesgo tiene una analogía adecuada: ¿Qué podría decirse de un libro si no tiene una buena portada? Probablemente sea más difícil que una persona lo lea, ¿verdad?. Algo similar sucede cuando se pertenece a la Central de Riesgo y tiene una evaluación negativa. Es una especie de “carta de presentación” que le permite a las entidades financieras comprobar o no el historial crediticio de un individuo que busca optar por un crédito en la banca.

Si por ejemplo usted desea comprar un automóvil nuevo y tiene una excelente calificación en la central de Riesgo por haber pagado alguna deuda anterior a cabalidad, es muchísimo más probable que su solicitud sea mejor valorada y aceptada.

La importancia de una buena evaluación en la central de Riesgo y contar con un excelente historial crediticio radica en que es sinónimo de conseguir financiamiento para sus proyectos en el futuro.