Situado en el centro de los Andes de Ecuador, el volcán Tungurahua ha expulsado rocas incandescentes y grandes bocanadas de gas y ceniza.