Doce de cada 100 jóvenes sufren algún tipo de amenaza virtual. Proyecto de reforma lleva seis meses en la Asamblea

Un menor de edad fue rescatado en Quito por la Dirección Nacional para el Niño y el Adolescente (Dinapen) luego ser obligado a ver pornografía e inducido, vía online, a escuchar comentarios verbales sobre deseo sexual.

La víctima, de 12 años, fue auxiliada por policías especializados en delitos contra menores mientras permanecía retenido en una vivienda en una zona marginal, en el sector norte de la capital.

"El delincuente conocía a profundidad las vulnerabilidades de seguridad en el ciberespacio y utilizaba entradas remotas no autorizadas por medio de redes de comunicación en las páginas que visitaba el menor", dijo a VIDA DIARIA el coronel Victor Hugo Vinueza, director de la Dinapen en Quito.

En lo que va del año 2012, este es el único delito denunciado ante esa entidad, sobre la utilización de medios tecnológicos y redes sociales para cometer abusos en línea.

El acusado, que utilizó Internet para el abuso, fue procesado por el delito de pornografía y comercio sexual.

Para Fernanda Guerrero, asesora judicial y parte de la unidad de vigilancia del Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia (CNNA), el bajo número de denuncias contrasta con los datos descubiertos en el estudio Internet Segura, que realizó esa entidad, encargada de vigilar el respeto de los derechos de niños y adolescentes.

La investigación, realizada en 12 instituciones educativas de Quito, Los Ríos y Guayas, a jóvenes de 15 a 18 años, reveló que 12 de cada 100 adolescentes sufren algún tipo de amenaza en el espacio virtual.

Se trata de jóvenes que pasan interconectados un promedio de tres horas y 36 minutos al día.

La experta aseguró que el primer paso es reformar el Código de la Niñez y Adolescencia, para garantizar de mejor manera la protección integral y otorgar a los organismos competentes atribuciones para que detecten y castiguen las amenazas o violaciones de esos derechos en el ciberespacio.

También exhortó a padres de familia y a profesores a involucrarse en procesos de capacitación, para conocer el manejo seguro de Internet y las redes sociales, a fin de que puedan controlar a sus hijos y alumnos.

Reforma, seis meses en espera

En diciembre de 2011, la CNNA, la Comisión de Delitos Informáticos de la Fiscalía General y la Dinapen, presentaron a la Asamblea Nacional un proyecto de reformas que incluyen acciones y sanciones a quienes cometan agresiones y abusos contra menores por Internet.

La propuesta es parte del proyecto de Código Orgánico Integral Penal o reformas penales propuestas por el Ejecutivo pero, que por falta de acuerdo, sigue en espera de aprobación desde hace seis meses. El documento plantea cinco cambios en artículos e incisos del Código, para promover los derechos de la niñez en el ciberespacio.

Por ejemplo, el artículo 69 incluye un apartado que dice: "La posesión, almacenamiento, fabricación y distribución de pornografía infantil o cualquier material pedófilo es ilegal, independientemente del medio o plataforma utilizada. Será obligación de los proveedores de servicios de Internet o redes electrónicas el notificar a las autoridades competentes sobre sitios web en los que conste, se ofrezca, o se incite a la posesión, fabricación o distribución de pornografía infantil, o se oferte servicios que impliquen explotación sexual de niños, niñas o adolescentes, para que se tomen las acciones pertinentes, so pena de la imposición de sanciones administrativas previstas en este Código y las consecuencias civiles o penales derivadas de su omisión".

En el artículo 74 se pide agregar el numeral 4, que dice: " El manejo responsable y consciente de las tecnologías de la información y la comunicación, con miras a la protección integral de derechos en Internet y otros medios o redes electrónicas".

El proyecto está en la Comisión de Justicia, presidida por el oficialista Mauro Andino y dominada por Alianza País. Edison Miño, del departamento de Prensa de la Asamblea, dijo que el plazo para el informe para primer debate vence en junio próximo y que la mesa trabaja a fondo en el tema.



'De cada cien niños y adolescentes, 12 sufren acoso o intimidación en Internet'

María Fernandna Guerrero, asesora jurídica y parte de la unidad de vigilancia del Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia (CNNA)

Entrevista


María Fernanda Guerrero enfatiza en la necesidad de reformar el Código de la Niñez y Adolescencia para salvaguardar la seguridad al navegar en Internet.

Asegura que no es necesario crear una nueva ley, sino que los cambios permitan a los organismos competentes investigar y sancionar las amenazas o violaciones que se comentan a través del ciberespacio.

¿Cómo nació la iniciativa de reformar el Código?

La iniciativa surgió ante la creciente demanda de los últimos desarrollos tecnológicos y su impacto en los jóvenes.

Por eso realizamos el estudio Internet Segura en 12 instituciones educativas de Quito, Los Ríos y Guayaquil.

¿Qué reveló la estudio?

La investigación reveló que los jóvenes ecuatorianos pasan un promedio de de tres horas y 36 minutos en Internet, principalmente navegando por redes sociales, chat, mensajería y videoconferencia.También se conoció que 86 de cada 100 adolescentes en el país tienen una cuenta en Facebook y 41 no es supervisado por un adulto en la red social.

A partir de ahí se descubrió que 12 de cada 100 niños y adolescentes sufren de acoso o intimidación a través del Internet.

¿Qué medidas han tomado al conocer esa situación?

Planteamos a la Asamblea Nacional que se estructuren cinco reformas enfocadas a amparar y proteger la integridad de los jóvenes que navegan en Internet.

Proponemos integrar un artículo en el Título V del Libro I e incisos en los artículos 69 y 74 del Código.

Con estos lineamientos también buscamos incorporar en el Código Penal Integral dos artículos dirigidos a infracciones tipificadas. Todas las reformas buscan agilizar la investigación y el proceso judicial de quienes utilicen Internet o cualquier otro tipo de red electrónica para atentar contra niños y jóvenes.

¿Cuándo enviaron las reformas a la Asamblea?

Las reformas pasaron al Pleno Legislativo en diciembre de 2011 junto con el Código Penal Integral.

En la actualidad están en manos de la Comisión Especializada de Justicia y Estructura del Estado, presidida por el asambleísta Mauro Andino.

¿Cuál ha sido la respuesta de los miembros de la Comisión?

Nos han comunicado que se encuentran trabajando para conocer los diferentes criterios que existen en torno al tema.

Esperamos que se agilice el proceso y pase a debate en las próximas semanas.

Una vez incorporadas las reformas. ¿Qué se planea hacer?

Masificar la información de las reformas y desarrollar un plan de capacitación en seguridad en Internet, orientado a padres de familia y profesores.

Parte de este proceso de información será difundir y actualizar contactos para denunciar estos hechos.



'Hay desinformación en padres, profesores y los jóvenes'

Coronel Victor Hugo Vinueza, principal de la Dirección Nacional para el Niño y el Adolescente (Dinapen) en Quito.

Entrevista


Víctor Hugo Vinueza aclara que las reformas al Código de la Niñez y Adolescencia (CA) agilizarán los procesos judiciales y penales en casos en los que Internet sea el medio utilizado para agredir y amenazar la integridad de niños y adolescentes.

Asegura que, una vez aprobadas las reformas, será más fácil que la Dinapen trabaje en investigaciones con fiscales y jueces sobre este tipo de delitos.

¿Cuál fue el aporte de la Dinapen para elaborar las reformas al Código de la Niñez y Adolescencia?

Colaboramos desde el punto de vista policial. Es decir, propusimos que se agilicen facultades para realizar investigaciones y operativos.

¿Cómo operan cuando reciben denuncias de este tipo?

En la actualidad pasamos los casos a la Fiscalía, al Juzgado o a la Comisaría. Una vez analizada la denuncia por esas instituciones procedemos con una investigación minuciosa y completa.

¿Cuál es la necesidad de las reformas entonces?

Primero esperamos crear una comisión especializada en este tipo de delitos, que sepa operar a la vanguardia de la tecnología. También, la idea es que un muchacho en riesgo o con problemas por estos delitos venga para que sea atendido por personal de la Dinapen, por psicólogos expertos en el tema.

En lo que va del año solo hay un caso denunciado, ¿por qué?

La principal causa es la desinformación que existe en padres de familia, profesores y los mismos jóvenes.

Una vez estructuradas las reformas, enfatizaremos en crear y desarrollar centros receptivos, teléfonos, páginas web, entre otros medios, para que las personas denuncien abusos y atenderles con fluidez. (DAA)