|    Pico y placa Quito:  1-2    |  

Publicado el 17/Octubre/1993 | 00:00

Quito. 12.09.93. (Opinión) El tema de la unificación salarial se ha vuelto
tema recurrente de discusión en los últimos meses, como resultado
de una serie de anuncios del ministro de Trabajo sobre el envío
de un proyecto a la legislatura.

Al momento, según las últimas versiones, la propuesta está
bastante elaborada gracias a un largo proceso de consultas y
discusiones con los sectores laborales y empresariales.

Sin embargo, la iniciativa, de tanto mencionarla y discutirla,
corre el peligro de perderse. Se ha hablado ya tanto de la
unificación salarial, se han visto las fórmulas más adecuadas
para resolverla de la mejor manera, que lo que ya cabe es la
presentación de un proyecto definitivo.

Existe consenso en el país respecto al desorden que impera en el
sistema salarial ecuatoriano, y los perjuicios en el manejo
empresarial, pero sobre todo en el sector público, donde una
política de aguinaldos, compensaciones, bonficiaciones,
subsidios, etcétera, ha terminado desvirtuando la idea del
salario como una retribución justa por el trabajo.

En las centrales sindicales existe cierto temor frente a la
propuesta. Sostienen que el proyecto no resuelva el problema
salarial del país y que enfrentarlo, desde esa única perspectiva,
equivaldría a pensar que la calentura está en las sábanas.

El proyecto no debería ser interpretado más allá de lo que
pretende: ordenar el sistema salarial del país para evitar sus
distorsiones y sus privilegios. De ninguna manera pretende ser,
no podría ser, la respuesta a una problemática más amplia. Lo que
sí cabría, de forma paralela, es iniciar en el país una
definición clara.
[1723]

Ciudad N/D

Archivado en | Actualidad  |

Tags : Estrenos 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad