El sísmo, que se sintió también en Tokio, tuvo lugar a las 17:18 hora local, e inmediatamente después las autoridades emitieron una advertencia por una posible subida del nivel de las aguas en la costa de cinco provincias del noreste del archipiélago.

La Agencia Meteorológica nipona avisó de que un tsunami de hasta un metro podría llegar a las costas de Miyagi, una de las provincias más afectadas por el fuerte terremoto y tsunami de marzo de 2011.

En las costas de Fukushima, la provincia que alberga la maltrecha central nuclear de Daiichi, han advertido de una posible subida de las aguas de hasta 50 centímetros.

El hipocentro del terremoto se situó a una profundidad de 10 kilómetros bajo el fondo marino frente a las costas del noreste nipón, donde se ha instado a los residentes de zonas próximas al mar a buscar refugio en lugares elevados.

En Miyagi y la provincia de Amori el seísmo alcanzó hasta 5 grados en la escala cerrada japonesa de 7, que se centra en las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor.

Según la Agencia Meteorológica nipona, el temblor se sintió en casi una veintena de las 47 provincias del país. (EFE)


Más información

» Los terremotos más graves en Japón en la última década