Los neoyorquinos se preparan para la llegada de la primera gran tormenta de nieve del año, "Nemo", que algunas previsiones estiman que podría ser la mayor en los últimos cien años, y que se aproxima a la ciudad tres meses después del huracán "Sandy".