Manuel Corrales


De la Academia de la Lengua

Continúo con un tema abordado en entregas anteriores: el uso —casi exclusivo— de tecnicismos ingleses en el lenguaje de la Informática. Decía que dos colegas ingenieros —bien entendidos ambos en esta ciencia y sus tecnologías derivadas, y amantes del buen uso de nuestra lengua— han debatido este asunto.

¿Por qué en vez de decir y escribir HARDWARE no decimos y escribimos EQUIPO? ¿Por qué en vez de SOFTWARE no decir y escribir PROGRAMA? Si desde un principio los eximios ingenieros y tecnólogos informáticos hispanohablantes se hubieran acostumbrado a hablar de EQUIPOS y PROGRAMAS, habríamos tenido la fiesta en paz. Pero … ahora … "Tarde piace!" como dirían los italianos.

Uno de estos dos amigos ingenieros, muy sensatamente, asevera: "Es cierto que ir ahora contra corriente es muy difícil, y que quizás haya que agachar la cabeza «en aras de la paz»". Añade: "Las cosas se imponen por el uso y salir de ese uso es sumamente difícil".

Y como solución sugiere: "Estoy de acuerdo en que se mantenga la jerga y se ponga un glosario «traductor» que explique lo que se quiere decir". Y remata con cierta ironía: "Eso mantendrá contentos a los técnicos que no tendrán que romperse la cabeza para entender «lo que se ha puesto en español»".

Y es que ocurre un fenómeno muy curioso: cuando un especialista se acostumbra a usar tecnicismos en lengua bárbara (quiero decir: extranjera), le resulta difícil y extraño entender esos mismos tecnicismos vertidos a su propia lengua. ¡Así es la condición humana!

Es cierto, por otra parte, lo que sostiene el otro de mis dos colegas aludidos: la traducción no siempre vierte todo el contenido semántico de los términos originales. Y por eso, con el tiempo, tales términos son aceptados, como ocurrió en su momento con "fútbol", que es una hispanización del original "football".

mcorrales@puce.edu.ec