|    Pico y placa Quito:  7-8    |  

Publicado el 21/Septiembre/2010 | 09:40

MONTECRISTI. Las manos de artesanos humildes del Pacífico ecuatoriano tejen el glamour de ricos y famosos dispuestos a pagar hasta $35 000 por una de sus joyas, el sombrero de paja toquilla, el más fino del mundo en su estilo y con el que hábiles negociantes hacen fortuna.

Este accesorio terso y liviano cual la seda es conocido mundialmente como "Panama hat" ("sombrero panamá"), debido a que miles fueron importados desde Ecuador para obreros que construyeron el Canal de Panamá a comienzos del siglo XX.

De hecho la prenda, fruto de una tradición centenaria y con clientes en medio centenar de países, ganó relevancia cuando el presidente de Estados Unidos Theodore Roosevelt la usó durante una visita a la obra.

"La gente se quedó admirada y lo convirtió en moda", cuenta a la AFP Rosendo Delgado, uno de los más reputados tejedores del sombrero cuyo verdadero origen es Montecristi, su pueblo (420 km al suroeste de Quito), donde se confeccionan los mejores modelos.

Delgado, de 85 años y dedicado a este arte desde los 17, no oculta la molestia por ese equívoco, que a su juicio merecería una "protesta" oficial porque "se están robando una industria" que en el pasado empleó a casi todos los habitantes de Montecristi.

En su modesto taller y almacén, este hombre cuya familia teje desde hace dos siglos, evoca con orgullo que el sombrero Montecristi ha sido usado por otras personalidades como el primer ministro británico Winston Churchill y el mandatario estadounidense Harry Thruman.

Su esposa, Victoria Pachay, 34 años menor que él, añade otros nombres como el del brasileño João Havelange, quien siendo presidente de la FIFA fue hasta su tienda para comprar un "súper fino".

Uno de esos modelos, en el que se emplean las fibras más delgadas, cuesta 800 dólares en el taller de Delgado, pero en Estados Unidos la cifra se multiplica por 25.

"Un gringo que antes venía aquí, vive en Hawai, dice que vende hasta en 20.000 dólares un sombrero. Son para personas especiales, un presidente, un rey, un artista de fama. Yo le vendía, se llama Brent Black", asegura el tejedor.

En la tienda virtual del comerciante (brentblack.com), junto al rótulo "tesoros raros", se ofrecen modelos hasta de $35 000  como una variedad del Fedora Clásico, uno de los más apreciados. Otra de esas rarezas llega a costar $7 500  y un "super premium" 5 000.

"Los gringos compran sumamente barato", reflexiona Delgado sin amargura sobre el abismo entre precios, que en casos más moderados va de los 80 a los 1 200 para una pieza adquirida en su tienda y vendida en Texas (sureste de Estados Unidos).

La brecha es todavía más amplia con respecto a Manuel Alarcón, un artesano de 76 años que provee a Rosendo y recibe $200  por un "fino" y 300 por un "súper fino", que en el estante de su amigo -dedicado ahora a la difícil tarea de curar los accesorios- suben a $500 y $800, respectivamente.

Alarcón, que sólo ve por un ojo, emplea un mes elaborando un "fino" cuando otros tardan tres meses, gracias a la destreza que desarrolló desde los diez años por iniciativa de su padre, que aplicó métodos como el castigo físico para que aprendiera a trenzar con las largas uñas de los pulgares.

Al final el alumno superó al maestro, dice este campesino a la AFP en su rancho de tablas en el poblado de Pile, a 30 km de Montecristi, y lamenta que la tradición se esté perdiendo entre los jóvenes.

"Con $200 (lo que gana al mes) no alcanza, por eso la gente ha salido", afirma Alarcón, señalando que unos 300 pobladores de Pile emigraron en los últimos años a Venezuela, incluido un hijo suyo tejedor.

La confección de un paja toquilla es compleja y empieza con el cultivo de la palma que dura tres años, explica Alarcón mientras teje en una difícil postura, de pie, apoyando el pecho sobre una horma de madera y un paño a un metro de altura, lo que no le incomoda.

Luego la paja es cortada, cocinada, secada, sahumada con azufre para blanquearla y escogida cuidando que el color sea idéntico, añade.

No obstante su edad y que la visión se les ha debilitado (Rosendo tiene una lesión en la córnea y cataratas), ninguno de estos sobrevivientes de la vieja guardia de "tejenderos" piensa en el retiro.

"El sombrero es mi vida, ahí nací y ahí muero; llegará el día que no pueda tejer, y va a ser duro para mí. Me siento vivo tejiendo", confiesa Delgado. (AFP)
[4384]

Archivado en | | Metrópoli 

Tags :



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad