Con óptimos resultados concluyó ayer el vigésimo tercer congreso de la Federación Nacional de Transporte Pesado, Fenatrape, realizado en las instalaciones del Mall del Río en Cuenca.

Cerca de 400 representantes de todos los gremios nacionales acudieron a la cita con la finalidad de mejorar las fallas de la transportación en el Ecuador. Raymundo Arpi, vicepresidente de la federación informó que la vialidad y facturación fueron los temas de mayor inquietud para los transportistas.

Los asistentes manifestaron su conformidad con el mantenimiento vial, pero exigieron al Ministerio de Transporte y Obras Públicas el respeto a los estándares referentes a pesos y medidas.

Muchas empresas obligan a los transportistas a sobrecargar a los vehículos, situación que produce el deterioro de las carreteras, dijo Arpi.

Los conductores solicitaron la adecuación de la vía Gun – Cochancay. Con su reconstrucción, esta carretera descongestionaría el flujo vehicular en la ruta Cuenca – Molleturo, manteniendo el buen estado de las vías aledañas.

El gremio exigió a Carlos Marx Carrasco, director del Servicio de Rentas Internas (SRI), la emisión de facturas en los peajes. Según Raymundo Arpi, $ 2 mil anuales gasta un conductor en el pago del peaje y este monto no es reembolsable debido a la falta de documentos que lo respalden.

En el tema de la ley de Tránsito y Transporte Terrestre los participantes sugirieron la revisión continua de la misma.

Nos apegamos a la ley y estamos de acuerdo con ella, pero es conveniente revisarla cada siempre y no solo cuando hay accidentes graves, dijo Arpi. (AFM)