El proyecto prevé culminarse en 2013. Será el parque más grande de la urbe porteña.

"Guayaquil Ecológico", así se denomina el proyecto que dotará de naturaleza a la urbe porteña.

La iniciativa, impulsada por el Ministerio de Ambiente, tomó fuerza a partir de estudios realizados en 2009 que determinaron que en Guayaquil solo existen 6,20 m2 de áreas verdes por habitante, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un mínimo de 9m2.

Uno de los componentes del proyecto es el parque Samanes, que se construirá en un área de 379,9 hectáreas fragmentadas en 3 bloques: el primero entre el río Daule y la autopista Guayaquil-Pascuales, el segundo entre ésta y la avenida Francisco de Orellana, y el tercero comprenderá la parte oeste del parque.

La meta es sumar 1,5 m2 de áreas verdes más de las ya existentes por habitante en Guayaquil.

Además, se planea convertirlo en un espacio multifuncional en pro del ambiente, la salud y la cultura.

Y es que además de amplias áreas reforestadas, el parque ofrecerá a la ciudadanía la práctica de deportes acuáticos en la laguna con la que contará, un centro de hipoterapia para niños discapacitados, una plaza cultural, una planta recicladora de desechos, un vivero, espacios de comida, entre otras opciones. Además, sus instalaciones funcionarán con energía eléctrica alternativa.

Los estudios topográficos y el análisis de la calidad del suelo ya se emprendieron. Finalizada su construcción en 2013, no se cobrara entrada, pero no se descarta la consignación de determinados espacios, puesto que el mantenimiento de Samanes deberá autofinanciarse. (DVQ)



Datos sobre Guayaquil ecológico

Los demás componentes del proyecto comprenden la descontaminación del Estero Salado, e implulsar a la Isla Santay como destino turístico.

Para 2011 se asignó 32 millones para materializar el proyecto Guayaquil Ecológico.

Hasta 2013 la inversión de los tres componentes será de 200 millones.