Ramiro Diez ha retirado las cortinas de la gran ventana de su sala, de manera que desde el sofá pueda mirarse el verde panorama de su patio. Si se prefiere, las paredes están llenas de cuadros de pintores ecuatorianos: un lienzo de Stornaiolo, una serigrafía de Guayasamín...

En la mesa de centro está servido café, del cual a lo largo de la entrevista beberá varias tazas. También hay un tablero de ajedrez de madera con grandes piezas de tagua.
Lo primero que sorprende con respecto a Diez es la sonoridad de su voz, aún más radial que por la radio; en seguida, su desparpajo, su capacidad histriónica.

No oculta sus preferencias ideológicas; al contrario, se muestra acérrimo marxista como una realidad posible. “El marxismo no es una utopía. Utopía es lo que no existe. Utopía es el modelo capitalista, que piensa que por toda la eternidad el 80% de la humanidad va a seguir acostándose con hambre”, dice, apasionado y es claro que podría seguir hablando sobre el tema con igual pasión por largo tiempo.

Pero desde su llegada al Ecuador, hace ya 16 años, su labor más que en la política se ha centrado en la cultura. Colaborador habitual de varias publicaciones, entre ellas Diario Hoy donde tiene una columna que combina relato y ajedrez, y productor de un programa de radio de emisión diaria, sus temas fundamentales son la música, el arte, los libros y el ajedrez. “Ahora estoy haciendo lo que siempre quise: leer y comentarle a la gente acerca de lo que he leído”, dice.

Y para poder dedicar su vida a la lectura incluso ha creado un método, que alterna el orden alfabético con el temático y le permite dedicar horas a esta actividad. En su estudio, los libros copan todo el espacio que dejan los tableros de ajedrez, además de otros que están en una bodega adjunta a su casa, e incluso en su finca en las afueras de Quito. “Como hay tantos temas por leer y hay tan poco tiempo en esta vida, yo tengo un plan de lecturas: tengo clasificado ciencia, ensayo, literatura, historia.

Siempre estoy leyendo literatura, pero alterno su lectura con ciencia e historia, que entre ambas copan el 70% de mi tiempo. El resto, novela y ensayo, algo de poesía”. De la lectura, Diez saltó a la escritura, y su libro de relatos, escrito en 2004, agotó un 3 000 ejemplares en menos de un año.

Si no lee, Diez juega ajedrez, varias partidas a la vez, rara vez frente a frente con su rival, casi siempre a través de la Internet, con jugadores de todo el mundo. Incluso, ha creado una nueva manera de jugar: “Ya casi no juego ajedrez de la manera convencional.

Ahora, prefiero colocar las piezas de manera aleatoria, no torre, caballo, alfil las piezas pueden ir en cualquier parte, excepto los peones que se mantiene adelante. Ninguna partida, por tanto tiene teoría de apertura”.

Periodista

Ramiro Diez nació en Medellín, Colombia, donde se desempeñó como economista, profesión que ejerció hasta que llegó al Ecuador, en 1990. Ahora, conduce un programa radial y es colaborador habitual en varias publicaciones, entre ellas HOY, en el que mantiene una columna sobre ajedrez.