|    Pico y placa Quito:  5-6    |  

Publicado el 08/Octubre/2004 | 00:00

El índice de desempleo de una economía mide el porcentaje de personas, entre aquellas que se encuentran en edad, capacidad y disposición de trabajar (Población Económicamente Activa o PEA) que no pueden encontrar una ocupación. Cuando el indicador disminuye su valor, se están creando puestos de trabajo, lo que muestra usualmente que hay una mejoría en la economía del país, mientras que un aumento del desempleo evidencia lo contrario.
En el Ecuador, para obtener esta información, se realizan investigaciones mensuales en las principales ciudades, las cuales son actualmente ejecutadas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), a través de encuestas a muestras de la población en cada ciudad.
De acuerdo con la estimación de la Población Económicamente Activa de cada ciudad, basada en los datos de los censos periódicos realizados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y sus proyecciones, los estadísticos calculan el porcentaje de población que se encuentra en el desempleo, tanto en cada ciudad como en el total del país.
Dentro de este indicador, los técnicos miden otra variable relacionada, a la que llamamos subempleo, o la proporción de personas de la Población Económicamente Activa (PEA) cuyas condiciones de trabajo son precarias.
Esto es, se calcula la proporción de personas que perciben una remuneración menor a la mínima legal establecida para su tipo de trabajo, aquellas cuyo trabajo requiere de calificaciones o habilidades muy por debajo de las que el individuo posee e incluso aquellas cuyo trabajo genera un bajo nivel de productividad.
A través de la medición del subempleo puede establecerse cuáles son los desequilibrios entre la cantidad y calidad de la mano de obra disponible y las oportunidades que se crean en la economía para emplear a esos recursos humanos.
Cuando el índice de subempleo incrementa su valor, se debe por lo general a que existen menos oportunidades de trabajo que utilicen adecuadamente las capacidades de las personas empleadas o a que ellas entran a formar parte de la economía informal.
La situación más difícil para el empleo, en el Ecuador, se produjo en febrero de 2000, cuando la tasa de desocupación alcanzó 17% (de cada 100 personas, 17 no tenían trabajo). Desde entonces esta ha disminuido relativamente, alcanzando su punto mínimo en diciembre de 2002, con una cifra de 7,7%.
En tanto que las últimas cifras a agosto de 2004, muestran un desempleo de 10,8% y un subempleo de 42,3%.
[2497]

Ciudad Quito

Archivado en | Actualidad  |

Tags : Consumo 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

 

  1. 1 PAUL desde - riobamba

    esperamos que las autoridades agan algo por estas persona para poder sacar badelante a nuestro pais ya que estamos pasondo momentos criticosy nesperamos que el presidente tome cartas en el asunto y que cree fuentews de trabajo para los ecuatorianos

    + Vote Up! Vote Down! -

Publicidad