Por César Ricaurte

Crítico de TV

Una de las series favoritas de los niños es una producción que imita el mundo animé y de las artes marciales, en las manos de una niña que no habla y está locamente enamorada de Garu, un pequeño ninja, que tampoco habla, debido a un voto de silencio hasta que recupere el honor del nombre de su familia.

Detrás de una estética que ironiza sobre el mundo de las artes marciales y la avanzada técnica de animación en 3D producido en el famoso software Maya está un dibujo animado, dónde los buenos y los malos, están absolutamente definidos.

En ese sentido, el villano Tobe puede entrar en la antología de los villanos torpes e ingenuos como El Coyote, Silvestre. Como todo malvado que se respete, elabora complicados planes para vencer a Garu, pero falla. La definición clara entre bien y mal, hace que Pucca sea una serie para niños pequeños (preescolares), pero que los más grandes disfrutan.

Lo atractivo del mundo ninja y la romántica historia de Pucca tratando de robar un beso de Garú, son elementos que los niños más grandes aprecian.

Un atractivo adicional es el hecho de que Pucca tiene una fuerza sobrehumana y una fortaleza sicológica a toda prueba. Los personajes secundarios, también, tienen un rol fundamental. Entre ellos los tres tíos de Pucca y quienes cuidan de ella, cocineros y dueños de un restaurante, dónde se supone se preparan los mejores fideos de Villa Sooga.

A propósito, Pucca adora los fideos…

La serie creada por Boo Kyoung Kim y Calvin Kim representa la llegada de una nueva generación de dibujos animados sanamente divertidos y con una estructura narrativa absolutamente tradicional.