|    Pico y placa Quito:      |  

Publicado el 30/Abril/2008 | 00:00

Acceder a cursos de actualización didáctica fue imposible para Pedro Carrasco, maestro rural en San Miguel de los Bancos, a quien el proyecto “Faro del saber ciudadano” le ofreció la oportunidad que esperaba.

Hace dos años, la Fundación Crisfe llegó a los cantones del noroccidente de Pichincha con la propuesta “Faro del saber ciudadano”, una iniciativa que pretendía fortalecer la identidad local en la zona a través de talleres de capacitación en diversas áreas.

Para ello, partieron con la identificación de las necesidades educativas de la comunidad, comentó Xavier Benavides, facilitador de la fundación.

“Comprendimos que lo importante era capacitar a los maestros y ellos a su vez complementarían el trabajo. El objetivo fue implementar un manual de convivencia que reemplace el reglamento e involucre a padres y alumnos”, agregó. En el proceso, los docentes actualizaron sus conocimientos académicos. Pero enfatizaron en la metodología de enseñanza y la necesidad de reconocer las destrezas de sus alumnos, añadió Benavides.

Willy Zambrano, director de la escuela Nueva Delhi, en San Miguel de los Bancos (Pichincha), aseguró que la distancia geográfica entre el pueblo y los centros educativos dificulta el acceso a cualquier taller de capacitación. En su localidad hay 29 escuelas y tan solo tres enviaron a sus maestros a los talleres.

“Que actualicen sus conocimientos es vital, la mayor parte de ellos no se preparó para ser educador, sino que la falta de ellos hizo que la comunidad los contratara”, declaró Zambrano.

En la zona también preocupa la limitación de los niños para aprender el uso de la Red y computación, por falta de equipos. Por eso, el proyecto implementó aulas de computación en Mindo, Pedro Vicente Maldonado y Puerto Quito, con máquinas en buen estado y habilitando la Web, a un costo de ¢75 la hora. Sin embargo, hay factores que dificultan el acceso.

Para Vicente Pinos, director de la escuela Alma Lojana, en Pedro Vicente Maldonado, la distancia es larga y los costos de movilización de los estudiantes son caros . “La escuela está a 10 km de Pedro Vicente y casi no tenemos buses que entren a nuestra comunidad. Para que un paralelo reciba clases allá necesita al menos tres horas en ir y venir. Además debemos pagar $70 al mes”, indicó.

Su institución tiene 300 alumnos de 1.º a 10.º de educación básica. Cuenta con 10 computadoras y debe cubrir el salario del maestro de la rama.

No obstante, hay quienes se beneficiaron del programa. Pedro Carrasco recibió un curso vía Internet, en planificación de proyectos para docentes de cultura física. “Pagué $20 y recibía clases cinco horas a la semana durante tres meses”, declaró. Pronto recibirá el certificado avalado por el Instituto Tecnológico de Monterrey, México. (GM)

Clausura del proyecto en Puerto Quito

Maestros de las 12 escuelas rurales del noroccidente de Pichincha asistieron el evento de clausura del proyecto realizado en Puerto Quito.

Representantes de los centros educativos detallaron los beneficios de la capacitación a través de talleres y cursos aprobados en los aulas de computación.

En Pedro Vicente Maldonado, al menos 40 personas que incluyen a residentes de la localidad, se graduaron en el aprendizaje de inglés, informática y manejo de formularios del SRI.

Actualmente, el proyecto trabaja también en Mindo; Catacocha, Catamayo y Saraguro, en Loja; Cevallos, en Tungurahua, y en los Centros de Rehabilitación 2 y 3 de Quito, bajo la administración de la propia comunidad.

Al evento acudieron alumnos y padres, quienes prepararon diversos actos culturales como teatro y danza para agradecer a los organizadores del proyecto.
[3738]

Ciudad Quito

Archivado en | Política  |

Tags :



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad