|    Pico y placa Quito:  5-6    |  

Publicado el 31/Mayo/1992 | 00:00

PRINCIPE DE LA ESCULTURA COLONIAL QUITEÑA: CASPICARA. Por Luis
Erazo

Quito. 31.05.92. No ha sido posible establecer fechas exactas
del nacimiento y muerte de Caspicara, como tampoco existe un
retrato para saber cómo fue este genial aborigen quiteño.

Solamente su apodo Caspicara, que en quichua quiere decir "
Cara de Madera o Cara de Palo " hace suponer a un hombre de
rostro cobrizo, probablemente de fina suavidad como la madera
o el palo a los que transformó en las obras de arte que lo
inmortalizado al igual que a la raza indígena.

En la época colonial emerge brillante, particularmente en
Quito, el período de la creatividad y la ejecución del mayor
conjunto de obras arquitectónicas, monumentales y artísticas
que, pese a temblores y terremotos al olvido y la falta de
apoyo, se mantienen en pie para orgullo y halago de la
colectividad.

La Iglesia Católica es el pilar fundamental que hizo posible
llevar adelante esa obra gigantesca por donde se la examine,
convirtiéndose en el cofre donde se conservan joyas, las más
preciadas en lo monumental, artístico y arquitectónico.

Pero si la iglesia es el puntal, el pueblo indígena es el que
con talento y mano maravillosa levanta y construye desde sus
bases los conventos, los templos y las recolecta, al igual que
salen de su corazón y creatividad preciadas gemas en la
pintura, escultura, tallado, etc, que nos deleitan.

La obra de Caspicara supera el ámbito de la creatividad y lo
artístico para convertirse en el documento más completo y
revelador de la época. Contraría a cuantos se quedan en la
orilla del suceso plástico pues, con fuerza incontenible, se
hace presente en nombre de su raza, en medio de la oscuridad
colonial.

Para el artista, Jesucristo - hombre es un ser de acabada
perfección, así lo interpreta hasta en los mínimos detalles en
las obras que ejecuta. Comprende que la única forma de dejar
testimonio permanente de lo indígena es expresarse a través
del espíritu de Jesús y de su madre Santísima, la Virgen
María. Así trabaja inspirado con la fe transparente y la
pureza con que entiende al hijo de Dios - hombre , y a María,
su madre, a los que imprime rasgos conmovedores.

Aherrojado su espíritu y su talento para la incomprensión
colonial, sufriendo la angustia y el dolor al igual que sus
hermanos, Caspicara trabaja para su tiempo, y la posteridad y
por supuesto que lo consiguió con largueza. No solamente él,
sino millares de aborígenes que aprenden a tallar y esculpir
la piedra y la madera, para con sus manos toscas de peones,
canterones, oficiales y aprendices, construir y levantar los
monumentos arquitectónicos y artísticos admirados en su tiempo
que asombran ahora y lo harán en la posteridad a las nuevas
generaciones.

La obra de Caspicara palpita y respira vida en cada una de sus
esculturas y eso es lo que hace eterno al artista y su raza.
Entonces al igual que un Pampite, un Miguel de Santiago, un
Padre Carlos, un Bernardo, Gorívar, entre otros, desgarra y
hace añicos la mediocridad en que vivió la Colonia, para decir
que hubo un pueblo como el indígena, cuya cultura milenaria se
encuentra en las raíces de nuestros antecesores precolombinos.

La iglesia reconoce la participación fundamental que tuvieron
los artistas, aquitectos, talladores, etc, que sin ser
sacerdotes o religiosos, pusieron su inteligencia y la
habilidad de sus manos sobre todo con sensibilidad y buen
gusto - para realizar las maravillosas obras de arte que se
conservan en Quito, considerado como Relicario del Arte en
América, que luce con justicia la capital ecuatoriana.

De Caspicara y su obra siempre habrá mucho que hablar, al
igual que de los grandes artistas nativos de los siglos XVI,
XVII y XVIII. En la misma medida de los arquitectos y artistas
flamencos, de los frailes y misioneros evangelistas
peninsulares, que portando bajo el brazo diseños y planos en
unos casos y en otros, el símbolo de la cruz, fueron también
protagonistas de primera línea en la tarea cíclopea de la
construcción y ejecución del conjunto arquitectónico,
monumental y artístico que es Quito. (B-6)

* Tomado de EL COMERCIO
[4351]

Ciudad N/D

Archivado en | Actualidad  |

Tags : Estrenos 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad