Erupción del Tungurahua

La ceniza que expulsa el volcán Tungurahua sorprendió el pasado lunes a los residentes de Ambato y a 10 comunidades cercanas a las provincias de Tungurahua y Cotopaxi.

Una fina capa de polvo volcánico cubrió patios, jardines, techos y autos de la ciudad; mientras una cantidad considerable de material llegó a las poblaciones de Chonglontús, El Manzano, Cevallos, Quero, Guano, Cusúa, San José de Galán, Bilbao, Pillate y Bayujies.

No obstante, aún no se puede precisar la cantidad de ceniza caída, según indicaron fuentes del observatorio Guadalupe, ubicado a 14 km del volcán.

Según el informe del Instituto Geofísico (IG), en las últimas 24 horas se registraron bramidos y explosiones que ocasionaron la vibración de ventanales y suelo.

Como medida de prevención, la Unidad de Gestión de Riesgos, del Gobierno Provincial de Tungurahua, en coordinación con la Dirección Provincial de Salud, distribuyeron la semana pasada alrededor de 7 200 mascarillas en las zonas vulnerables a la actividad del volcán Tungurahua.

Según Lorena Acosta, coordinadora de la Unidad de Gestión de Riesgo (UGR), el reparto de mascarillas fue 1 700 a las comunidades de Tungurahua; 3 000 a Penipe y 2 500 a Guano.

Además, la Unidad de Riesgo entregó a las escuelas de los poblados cercanos al volcán el juego didáctico llamado Mama Tungurahua, que fue diseñado y concebido para que la niñez conozca cómo elaborar un plan de contingencia familiar.

"Es una guía para que los niños tengan vigente los principios básicos para enfrentar una posible emergencia. Mama Tungurahua no es un folleto, es una herramienta para que los estudiantes socialicen con sus parientes, incluso la portan en sus mochilas", comentó Acosta.

Al momento, el Comité de Operación de Emergencia (COE) dispuso la preparación de los planes de contingencia de todas las áreas. El objetivo es contar con la información actualizada, requerimientos y prioridades ante una eventual erupción de este volcán. (VCH)