Al menos quince personas murieron cuando un conductor ebrio embistió a un grupo de persona que esperaba en una parada de bus

Los rumores de que en la vía Perimetral, a la altura del bloque 11 de Bastión Popular, se había presentado un accidente fatal que había dejado como saldo varios muertos y heridos, comenzaron a impacientar a Lidia Valencia, moradora del sector, cuando su consuegra la llamó a alertarle que su nuera Johana Salazar y sus nietas Dayana y Emily, de 3 y 2 años, aún no llegaban a Santa Lucía (Guayas). Las tres, habían salido cerca de las 06:00 a tomar el bus en la Perimetral.

A las 10:30, Lidia se desplazó al lugar del accidente en busca de información. Allí se enteró de que a las 06:10, una camioneta conducida por Luis Alberto Hessmer, de quien se decía que era miembro de la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG), arrasó con una treintena de personas que aguardaban en el paradero de buses que queda a un extremo de la vía, y de que su nuera y sus nietas estaban entre las víctimas mortales. Envuelta en llanto, Lidia se dirigió a dicho paradero, y entre prendas ensangrentadas y calzado desperdigado, reconoció los zapatitos blancos y dorados de sus nietas, también las zapatillas cafés con negro de su nuera. "Encima ella (Johana) estaba embarazada como de tres meses y me la mataron. Cómo le digo a su madre, que sufre del corazón, que está que llama", balbuceaba la mujer.

Mientras tanto, decenas de personas que habían bloqueado la vía, pateaban los escombros de dos vehículos que fueron quemados poco después de que ocurrió el accidente: una camioneta D-max blanca doble cabina en la que se movilizaba Hessmer y un patrullero de la CTG.

Según varios testigos, Hessmer, que se salvó de ser linchado por intervención policial, habría mostrado una credencial de la CTG para recibir respaldo.

Por tal motivo, los agentes de tránsito, que debían desviar el trafico de la vía bloqueda, "ni asomaban", según dijo el capitán Percy Pareja, de la Policía Nacional.

En el sitio, los lamentos de los familiares de las víctimas se mezclaban con los reclamos de los moradores por un semáforo o un puente a desnivel. "Tenemos tiempo pidiendo al señor Gobernador, al Alcalde, un paso a desnivel, un buen semáforo. Aquí los muertos son a diario, lo pedimos de corazón", manifestó Carlos Holguín. "Nosotros hemos mandado cualquier cantidad de oficios y sin embargo no se ha hecho nada", indicó Rubén Pabón, secretario del Comité Cívico pro mejoras de Pascuales.

El drama se vivía también en el Hospital Universitario donde trasladaron a varias víctimas. Katy Murillo, pedía justicia por la muerte de su padre Carlos. "No es solamente mi papi, hay bastante gente, bastante niño, esto no se puede quedar así", sollozaba, a la vez que contaba que su progenitor, que se dedicaba a la fabricación de escobas, madrugó a coger un bus que lo traslade a Nobol (Guayas), donde tenía que limpiar una vivienda. "Él era bien responsable", recordó.

Las víctimas son: Jimmy Rafael Chavarría del Peso (26), Germania Margarita Chavarría del Peso (32), Carlos Vectoreoreo Chavarría del Peso (39), Nayeli Michelle Baque Chavarría (9), George Enrique Morán Peñafiel (32), Gisselle Estefanía Piguave Peñafiel (12), Cristobal Piguave Peñafiel (17), Rosmery Piguave Peñafiel (3 meses), Carmen Cruz Tumbaco Bozada (32), Joel Vidal Valencia Choez (11), Johanna Elizabeth Salazar Díaz (23) (embarazada de 3 meses), Dayanna y Emily García Salazar (4 y 2), Carlos Elario Murillo Mendoza (60) y Máximo De Mera Sánchez (38). (DAD)

Conductor tenía menos 21 puntos en la licencia

Jaime Velázquez, director de la Comisión de Tránsito del Guayas, indicó que Luis Alberto Hessmer, el conductor que provocó el accidente tenía menos 21 puntos en su licencia y que manejaba en estado de ebriedad.

Velázquez también aclaró que Hessmer es hermano de un agente de la CTG y no un miembro de la institución como se rumoraba. También repudió que los moradores del sitio hayan quemado un vehículo de la CTG. El Director dijo que pese a que ellos realizan controles son los conductores que manejan en estado etílico los culpables de los accidentes. A Luis ALberto Hessmer se le encontró 1.8 grados de alcohol en su organismo (más del 80 por ciento de la sangre alcoholizada). Según dijo Velázquez, el acusado se estaría enfrentando a una pena de 9 años de reclusión.