|    Pico y placa Quito:  5-6    |  

Publicado el 08/Diciembre/2008 | 00:12

El Registro Sanitario vigente hasta el 30 de octubre pasado fue oficializado el 14 de junio de 2001, durante el gobierno de Gustavo Noboa.

Con el documento, se determinó la obligatoriedad de esta licencia a los alimentos procesados y aditivos alimentarios, cosméticos, productos higiénicos o perfumes; productos naturales procesados y plaguicidas de uso doméstico, industrial o agrícola.

Para la obtención de este permiso, se autorizó al Ministerio de Salud como entidad competente para la coordinación de la emisión de estos permisos, por intermedio de las direcciones provinciales y del Instituto Nacional de Higiene y Medicina Tropical Leopoldo Izquieta Pérez.

El reglamento estableció, como paso previo al otorgamiento del registro sanitario, la presentación de un informe técnico sobre la calidad de cada producto. Este estudio debía ser realizado por el Sistema Ecuatoriano de Metrología, Normalización, Acreditación y Certificación. Posteriormente, el fabricante preparaba una solicitud con una serie de documentos como el nombre o razón social del solicitante y del producto; la lista de ingredientes utilizados en la formulación (incluyendo aditivos) y las formas de presentación del producto, entre unos 15 requisitos más.

Según el artículo 104 del Código de Salud, la obtención de un registro sanitario no debía demorar más de 45 días. Sin embargo, varios empresarios señalaron que este trámite llevaba hasta tres meses. Christian Wahli, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (Anfab), explicó que la emisión de este tipo de licencias "era sumamente larga y complicada. Eran varios meses que perdíamos por no poder ofrecer los productos", dijo. El costo de cada registro sanitario bordea los $1 000. (DP)
[1763]

Archivado en | Diario de Negocios  |

Tags : Salud 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad