MOVIMIENTO PRESUPUESTARIO. Por Marcelo Eguez Toro

Quito. 18.09.91. Las recaudaciones por impuestos provenientes
de los rubros no petroleros son determinantes para obtener un
saldo favorable de caja en la ejecución del presupuesto del
Estado durante los cinco primeros meses del presente año.

Sin embargo este resultado contable determinado en las
estadísticas del Banco Central, pasaría del superávit de caja,
por 19.800 millones de sucres, a un déficit de 86.898 millones
de sucres, si en el estado financiero se toma en cuenta el
pago correspondiente a la amortización de los créditos
concedidos por los organismo multilaterales y los préstamos
internos al gobierno, que alcanzan 105.926 millones de sucres.

SEgún las cifras estadísticas del Banco Central, los ingresos
obtenidos entre enero y mayo de 1991 (647.871 millones de
sucres), determinan un crecimiento del 39 por ciento con
relación al valor recaudado en igual lapso de 1990. Esta
situación se debe al significativo crecimiento de la
recaudación de gravámenes no petroleros, principalmente a los
impuestos a las importaciones y al Valor Agregado (IVA).

En cuanto se refiere a los egresos, el valor registrado entre
enero y mayo de este año (628.863 millones de sucres)
determina un aumento del 24 por ciento con respecto a la cifra
de los cinco meses de 1990. El crecimiento se debe
principalmente, a los gastos en desarrollo agropecuario,
educación y cultura y al pago de intereses de la deuda
interna.

Dentro del movimiento de ingresos se advierte que el soporte
de los gravámenes no petroleros aumentó durante este año,
mientras disminuyeron los recursos provenientes de la
actividad
petrolera.

En efecto, los 296.255 millones de sucres que representan el
aporte del petróleo equivalen al 46 por ciento del total de
ingresos y la recaudación del gravámenes no petroleros, al 54
por ciento, respectivamente.

Un aspecto importante se refiere al aumento de los ingresos
por la recaudación del IVA y del impuesto a las importaciones.

En cuanto al primero, el crecimiento efectivo es de 38.555
millones de sucres, equivalentes al 47 por ciento, al pasar de
83.028 millones a 121.883 millones entre el período de los
cinco meses de 1990 y el de 1991. En lo que se refiere al
impuesto a las importaciones, de 53.729 millones de sucres en
los cinco meses de 1990, aumentó a 86.498 millones en el mismo
lapso del presente año, registrándose un crecimiento de 32.769
millones de sucres, equivalentes al 61 por ciento.

Egresos Presupuestarios.


Los egresos efectuados en los cinco primeros meses de este año
(628.863 millones de sucres) registran un incremento
equivalente al 24 por ciento, comparado con el valor del mismo
período de 1990.

Según las cifras oficiales, esta situación obedece
principalmente al aumento de los gastos destinados al
desarrollo agropecuario, educación y cultura y servicios
generales.

Los más altos gastos se orientaron al pago de servicios
generales (159.533 millones de sucres) equivalentes a la
cuarta parte del total de los egresos, y a la educación y
cultura (117.231 millones de sucres) que significan el 19 por
ciento.

Merece una análisis especial el pago de intereses de las deuda
interna y externa en conjunto (127.764 millones de sucres). El
valor destinado a cubrir intereses de los créditos externos
(100.482 millones de sucres) disminuyó en el lapso analizado
de este año con relación al del anterior. Esta situación se
podría explicar porque se comienza a pagar el capital, si se
observa un incremento en los recursos destinados a la
amortización. Pero en lo que atañe al servicio de intereses de
la deuda interna, existe un aumento de 10.449 millones de
sucres, equivalentes al 62 por ciento.

Cabe advertir que los gastos para salud y desarrollo comunal
(35.537 millones de sucres) bajaron un 8 por ciento en el
lapso analizado de este año, y los correspondientes para
transporte y comunicaciones (35.684 millones de sucres)
aumentaron en el 17 por ciento. (A-9).