En la última década del siglo pasado (1990-1999), se registraron un total de ocho terremotos y maremotos en todo el mundo, y dejaron 89 168 víctimas mortales



El fin del 2009 marca el cierre de la primera década del siglo XXI, en la que entre otros acontecimientos se produjeron grandes catástrofes naturales.

Alrededor de 15 terremotos y tsunamis se registraron entre 2000 y 2009, que marcaron durante estos 10 años escenas de pánico y dolor en el mundo.

La primera catástrofe del siglo se produjo el 26 de enero de 2001, cuando un fuerte terremoto sacudió el estado indio de Gujarat y ocasionó la muerte de 25 mil personas y heridas a 166 mil.

En el sudeste de Irán, el 26 de diciembre de 2003 un terremoto causó unos 31 884 muertos y 18 mil heridos.

Y un año más tarde se produce una de las peores catástrofes de la historia: un sismo de 9,1 grados en la escala de Ritcher frente a las costas de la isla de Sumatra, genera un tsunami que mata a 225 mil personas en los países ribereños del Océano Índico, incluyendo a 168 mil en Indonesia.

El año 2005 estuvo marcado por dos fuertes terremotos: uno en la isla indonesia de Sumatra que dejó unos 900 muertos, y otro en Cachemira. Allí murieron más 75 mil personas.

Mientras que 6 000 personas fallecieron en 2006 en la región de Yogyakarta en Indonesia debido a un sismo. Ese mismo año la isla de Java fue sacudida por un tsunami que mató a 596 personas e hirió a otras 9 500.

En 2007, un maremoto en las Islas Salomón Occidentales dejó 50 muertos. Y un sismo en la isla indonesia de Sumatra ocasionó la muerte de unas 70 personas.

En 2008 se registraron tres terremotos: al oriente del Congo y occidente de Ruanda, al suroccidente de Sechuan (China) y al suroeste de Pakistán ocasionaron la muerte de 87 345 personas.

Este año, en cambio, hubo 300 muertos por un sismo en La'Aquila (Italia). Otro en la isla de Java provocó 123 decesos y el tsunami en las islas Samoa y Samoa estadounidense mató al menos a 113 personas. (VET)

Fotogalería:

-Tailandia recuerda la tragedia del Tsunami, cinco años después