|    Pico y placa Quito:  1-2    |  

Publicado el 15/Enero/2009 | 00:24

LA BANCA

En dos años de Gobierno, los banqueros y el Ejecutivo no han encontrado un acuerdo permanente

Entre la banca y el Gobierno de Rafael Correa, se ha fraguado una relación que, a simple vista, no parece amistosa. Las acusaciones de lado y lado han sido una constante, incluso desde antes que el actual mandatario asumiera el poder.

Durante estos dos años, el sector financiero ha sido el receptor de calificativos negativos por parte del mandatario, quien incluso ha llegado a amenazar, en varias ocasiones, con la cárcel a sus principales representantes.

Las tasas de interés y los servicios financieros fueron dos de los temas recurrentes que el entonces candidato Correa esgrimió en sus discursos de campaña. Una vez electo, el presidente anunció controles e impuestos a este sector, varios de los cuales forman parte de la recientemente aprobada Ley de Seguridad Financiera.

A juicio del analista económico Julio José Prado, la relación entre la banca privada y el Ejecutivo "se inició de manera tensionante, debido a varios anuncios que realizó el presidente y con los que el sector no estaba de acuerdo".

La presión para que se revisaran las tasas de interés vigentes y se recortara el costo de los servicios financieros, en los primeros meses de 2007, marcó el "primer round" entre la banca y el presidente Correa. Hasta que la Superintendencia de Bancos logró la reducción de los tipos y los servicios, la tensión fue creciendo entre ambas partes, al punto de que, ante los reclamos del sector financiero para que este rubro no disminuyera, el mandatario amenazó con tomar acciones legales sobre los bancos que continúen "estafando a la gente" con el cobro de altas tasas de interés.

"Les digo a esos bancos que estafan a la gente... bajen las tasas de interés, bajen las comisiones, o directamente el Gobierno pondrá las denuncias en Fiscalía, porque eso es delito penal", expresó.

Para los representantes de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE), la pretensión presidencial carecía de sustentaciones técnicas. Finalmente, tras varios meses de desencuentros, ambos sectores aceptaron dialogar, bajo la supervisión del entonces superintendente de Bancos, Alfredo Vergara. De esos diálogos, el presidente de la ABPE, Fernando Pozo, expresó su disposición a continuar con las conversaciones.

Las discrepancias por las reformas legales

Finalmente, los tipos disminuyeron. Según la Superintendencia de Bancos, entre marzo y julio de 2007, las tasas de interés promedio bajaron a 9,98% y los valores de las comisiones disminuyeron en un 50%.

Para Prado, esta consecución del Gobierno influyó directamente en la contracción del crédito. "Antes de la fijación de tasas por decreto, el país mantenía un ritmo importante de crecimiento en los préstamos; tras la reducción, este rubro se restringió", explicó. Pero los enfrentamientos no habían cesado. La presentación de Ley de Seguridad Financiera y las medidas económicas para enfrentar la crisis financiera mundial encendieron nuevamente los ánimos. Las críticas de los banqueros apuntaron hacia la "falta de independencia con la que se haría trabajar a la banca", indicó César Robalino, representante de la ABPE.

Mientras, Pozo resaltó que estas reformas "no resuelven los problemas sistémicos ni crean confianza en el sector". Inclusive advirtió sobre una nueva desaceleración en la concesión de préstamos, sobre todo a pequeños empresarios.

La Ley de Seguridad Financiera, finalmente aprobada en diciembre pasado, reemplazó a la Ley General de Instituciones Financieras. Entre sus principales cambios, están: la conformación del Fondo de Liquidez, la figura de la liquidación forzosa para entidades financieras en problemas, la fijación de tasas máximas para los servicios financieros y la eliminación de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD).

Las medidas económicas abrieron un nuevo frente

Al mismo tiempo, la banca enfrentaba un nuevo predicamento, ya que, con el anuncio de las medidas económicas para enfrentar los embates de la crisis financiera mundial, llegaban las noticias del aumento del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD), que pasaría del 0,5% al 1% sobre los capitales ecuatorianos mantenidos en el extranjero.

La ABPE demandó la eliminación de esta medida, señalando que este gravamen sobre las inversiones de las entidades provocaría pérdidas por $80 millones para el sector. Además, explicaron que dicha resolución generaría una sensación de inseguridad en los posibles inversionistas extranjeros. "Ellos podrían pensar que si hoy se ha subido el impuesto al 1%, después se lo puede incrementar al 10%", manifestaron.

El gremio, además, advirtió sobre una posible reducción del 70% de las utilidades de los bancos. Nuevamente, saltó al ruedo la presunta intervensión estatal en los asuntos de la banca. Esto, porque una de las propuestas que planteaba la reducción de 10 puntos porcentuales de la tarifa del Impuesto a la Renta (IR) sobre el monto reinvertido por las instituciones financiera, siempre y cuando se destinen al otorgamiento de préstamos al sector productivo, fue interpretada como "un mecanismo que permitirá al Estado interferir en la administración de las instituciones financieras, responsabilidad que, de acuerdo al artículo 308 de la Constitución vigente, es exclusiva de sus administradores y accionistas", señaló una carta enviada por la ABPE a la Asamblea Legislativa.

La Asociación decidió demostrar su descontento a través de un comunicado que se publicó en la prensa el 19 de diciembre pasado.

Ese mismo día, el rumor de un posible feriado bancario provocó una corrida de depósitos que se cuantificó en $400 millones. Correa aclaró que tal crisis financiera no existía, pero la relación con los banqueros sufrió una nueva ruptura, ya que el presidente culpó de los rumores a los propios bancos y amenazó nuevamente con la prisión.

Depositantes: ¿víctimas de los enfrentamientos?

Para Prado, esta constante pelea ha generado la disminución de la confianza de los depositantes en el sistema financiero, "además de que se ha retomado la tendencia a los rumores, que era algo que no ocurría desde 2000. Entre 2003 y 2006, se evidenció un crecimiento sostenido en los depósitos; eso, en gran parte por la confianza en la banca. Pero durante 2007 y 2008, ya se notó una fluctuación en los depósitos a la vista, con los consiguientes efectos en la economía nacional", dijo. (DP)

- Las peleas entre la banca y el Estado han incrementado la desconfianza de los depositantes. Se ha retomado la tendencia a los rumores, algo que no existía desde 2000 Julio José Prado, analista económico, subdirector IDE

Para sumar


- 50 por ciento se redujeron los costos de los servicios financieros en 2007

- $80 millones de pérdidas para los bancos causaría lel incremento del ISD a 1%

El dato


- Entre 2007 y 2008, la banca registra un crecimiento anual del 30%, con depósitos que se incrementaron en $3 302 millones

Alfredo Vergara


'La pugna entre la banca y el Estado seguirá, mientras los dos se beneficien'

El Gobierno obtiene popularidad por lo que representa ir en contra de conceptos que generan votos

¿Cómo calificaría la relación entre Rafael Correa y los banca?
Lo digo en una sola palabra: se trata de una relación rarísima. Esto, por una razón. Después que el presidente Correa llegó al poder en el primer semestre de 2007, regía la Ley General de Instituciones Financieras, que fue suspendida en agosto de 2007 y reemplazada por la Ley de Seguridad Financiera. Con la Ley General, los costos financieros se redujeron en 50%. Sin embargo, de esa parte hacia acá y hoy, que el Gobierno tiene plenos poderes, con todos los estamentos del Estado alineados en una sola dirección, apenas se ha reducido el 1%. Se ha pasado de la liquidación concertada a la liquidación forzosa, que lo único que hace es perjudicar a los contribuyentes.

¿Esto beneficia a la banca?
Claro. Y esa es otra de las cosas raras de esta relación que no acabo de entender. No sé cómo la revolución ciudadana castiga a los ciudadanos y no a los accionistas, que son los responsables de las quiebras.

Entonces, ¿qué es lo que motiva los enfrentamientos?
Por afuera, se nota la pelea constante pero, de repente, sale el sol, y es curioso ver cómo en las fotos varios banqueros acompañan a la ingeniera Sabando a Montecristi. Yo creo que esto es puro bluff. Solamente hay que ver las tasas de interés, que en mi administración, para los microempresarios, bajaron un 10%. Pero después de eso y hasta la presente fecha, se evidencian incrementos del 26% en las tasas de interés del microcrédito.

Pero el incremento del ISD generó tensiones...
Los banqueros reclaman porque dicen defender los dineros de los depositantes. Sin embargo, la banca nunca pierde, sobretodo cuando hay una nueva ley y plenos poderes. Pero las tasas de interés las fijan como quiera, en un contubernio entre banca y Estado.

¿Sugiere entonces que esta pelea más bien beneficia a ambos sectores?
La pugna seguirá mientras salgan beneficiados los dos contendores. El Gobierno, por su lado, obtiene popularidad por lo que representa ir en contra de algunos conceptos que generan votos. El otro contendor, los banqueros, pueden darse el lujo de mantener tasas de interés altísimas, con los costos financieros que no han dejado de bajar y sin cumplir procesos de transparencia. Ahí, lo que hay es un show. (DP)
[9452]

Archivado en | Política  | Actualidad 

Tags : Rafael Correa  Correa 2 años 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad