Nueva York. 02.10.90. El plan de acción adoptado el domingo pasado por la Cumbre Mundial de la Infancia enumera siete objetivos principales para garantizar la supervivencia, protección y desarrollo del niño en la próxima década. La cumbre se propuso: - Reducir un tercio el índice de mortalidad de los niños menores de cinco años que se registre en 1990, o reducir a 70 por mil el índice de mortalidad de los niños que nazcan vivos (será elegida la reducción más importante). - Reducir a la mitad, con respecto a 1990, el índice de mortalidad materna. - Reducir a la mitad, con respecto a 1990, la malnutrición grave o moderada de que son víctimas los niños menores de cinco años. - Garantizar a todos los niños agua potable y sistemas sanitarios de evacuación de excrementos. - Generalizar la educación básica y actuar para que por lo menos el 80 % de los niños terminen el ciclo de enseñanza primaria. - Reducir a la mitad, con respecto a 1979, el índice de analfabetismo entre los adultos, y particularmente entre las mujeres (los topes de edades los determinará cada país). - Proteger a los niños en circunstancias difíciles, y especialmente en situaciones de conflictos armados. (AFP) (A-2).