|    Pico y placa Quito:  5-6    |  

Publicado el 28/Julio/2004 | 00:00

Un olor a palo santo, a trago (aguardiente), a hojas de ruda, a eucalipto, a santa María, a matico y a otras hierbas se percibe en los alrededores del Ágora de la Casa de la Cultura. El motivo: la presencia de taitas y mamas yacchags que, con su sabiduría andina, intentan alejar las malas energías y padecimientos del cuerpo de quienes acuden a hacerse una ‘limpia’. Esta tradición milenaria, que viene de nuestros antepasados, aún no se ha perdido por completo, pues según algunos chamanes, la medicina tradicional indígena muestra su resistencia a un mundo que todavía no entiende que la Pacha mama (madre tierra) tiene el poder de sanación. A pesar de que los indígenas no desconocen los avances de la medicina occidental, están seguros de que la ‘tranquilidad espiritual’ es la única fuente de defensa para cualquier enfermedad.
Vicente Luna, chamán de las pirámides de Cochasquí, señala que la brujería y la hechicería existen y se manifiestan mediante energías negativas que ingresan al cuerpo debilitando el alma, por lo que considera que es necesario realizar una limpia. Por ejemplo, cuando un niño contrae mal de ojo, espanto o mal aire utilizan la ruda, el romero, el matico, el arrayán, el eucalipto y el aguardiente. El procedimiento es el siguiente: se sopla el licor sobre la espalda de la persona afectada para que se le componga el sistema nervioso y la energía regrese a su cuerpo. Luna acota, además, que durante la limpia los taitas y mamas yacchags evocan a Dios. Por ejemplo, para anular un hechizo o una brujería el chamán toma ayahuasca (esencia de una planta de la selva amazónica) para detectar la enfermedad y ayudar a la persona afectada. Las mamas herboláreas (mujeres que sanan con hierbas) hacen aguas medicinales para dar de beber a las personas que tienen inflamaciones en el riñón, el hígado, la próstata y el corazón. Carmen Criollo, participante en este encuentro de chamanes, explica que durante el tratamiento de esta agua hecha en base de chuquiragua, matico, ortiga, calaguala, eucalipto y otras plantas se deben evitar comer carnes rojas y gaseosas. (SV)

La gente todavía cree en los chamanes

Los curanderos utilizan velas, huevos y plantas

Durante los dos primeros días, cerca de 15 personas acudieron a realizarse varias limpias, otras a leerse la mano y las velas y algunas a que les pasen el cuy.
Juan Chambo, de 35 años, acudió al lugar. A él le efectuaron una limpia con velas y huevo; según dijo, esta curación se hace para librarse de los malos espíritus "que no le permiten conseguir trabajo".
Alejandra Flores, de 15 años, también dejó que le "leyeran su futuro", durante la lectura de la mano, que duró cerca de seis minutos, dijo que le acertaron en una gran cantidad de cosas que le habían pasado.
Mónica Vinueza, de 24 años, señala que cuando le leyeron la mano le dijeron cosas generales, le hablaron de salud, trabajo, amor y otros temas y que la persona que la atendió le dijo que para profundizar sobre su vida debe pagar más de $1.
Pero no para todos los que visitan o caminan por los alrededores del Ágora la medicina ancestral tiene validez. Rogelio Peñaherrera, participante del Foro Social de las Américas, a pesar de que respeta las creencias y mitos de las culturas indígenas milenarias, cree que la medicina de occidente sigue evolucionando cada vez, que es imposible compararla con las plantas "curativas", pero señaló que: "En este mundo lo importante es que la gente siga creyendo en algo, en lo que sea, es relativo". (SV)

Aguas y cuyes curan los "males"

Los precios de la consulta oscilan entre $3 y $10

Los taitas yacchags realizan la limpia con el cuy. Según explican, este animal tiene gran energía positiva y al momento de efectuar el ritual este absorbe la energía negativa del cuerpo de la persona intervenida. Cuando muere el animal, lo abren y en ese momento pueden detectar en que parte del organismo este "paciente" tiene la enfermedad.
Josefina Lema, dirigente de salud de la organización indígena Ecuarunari, participa en este encuentro de chamanes. En su stand realiza curaciones a base de plantas medicinales. Para el mal de la próstata, por ejemplo, explica que durante nueve días se debe tomar un jugo hecho con calaguala y mashua (plantas), bañarse con agua de papanabo, frotándose la parte inferior del estómago, y después de dos a tres días ingerir infusiones de sábila. La atención de limpias, diagnósticos y curaciones se realizará hasta el 30 de julio, en los siguientes horarios: de 09:00 hasta las 11:45, de 14:30 hasta las 15:45 y desde las 18:30 hasta las 20:30. El valor de la consulta es: diagnóstico general $3, diagnóstico y limpia $6, limpia con cuy $8, curación $10. Los curanderos atienden a personas con problemas de mal de aire, mal de hechizos, inflamaciones urinarias, intoxicaciones, dolores de cabeza, de espalda, torceduras, etc. Además, habrá atención para mujeres embarazadas a cargo de mamas parteras. (SV)
[4960]

Ciudad QUITO

Archivado en | Cultura  |

Tags :



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad