Una vez revisado el veto parcial del Ejecutivo a la nueva Ley de Paternidad, la Comisión Legislativa procedió con su publicación en el Registro Oficial ecuatoriano, promulgando así su oficialización.

Esta Ley establece licencias, con derecho a remuneración económica, por 10 días para el padre en caso de que haya sido un parto normal, y un aumento de 5 días adicionales en caso de parto múltiple o por cesárea.

Además, se otorgará una licencia de hasta 25 días en caso de que la madre sufra alguna complicación en el parto, o si el bebé nace con alguna deficiencia, anormalidad en su salud o fallece.

Según el Legislativo, esta licencia permitirá fortalecer el vínculo paterno y la integración familiar sobre la base de una relación de corresponsabilidad. Esta Ley incluye a padres adoptivos, quienes podrán hacer uso de la licencia una vez entregado el niño. (LGP)