Una publicación dirigida a un proceso educativo masivo de la ciudad genera controversia entre historiadores

El último libro publicado sobre la historia de Guayaquil abre un nuevo capítulo de un viejo debate. Esta vez se trata de Historia de Guayaquil de autoría de Melvin Hoyos y Efrén Avilés, publicación que cuenta con el patrocinio del Municipio de Guayaquil y está destinada al programa educativo masivo "Aprendamos", que lleva adelante el Cabildo.

De entrada, Jaime Nebot, en la presentación de la obra, expone: "A lo largo de estas páginas llenas de verdad, podrás confirmar una y otra vez, que hemos salido adelante siempre juntos. Con Guayaquil no ha podido ni la peste, ni el pantano, ni los incendios, ni los bucaneros, viejos y nuevos".

La obra se divide en etapas históricas. Comienza en la época prehispánica y concluye con la actual.

Entre los datos históricos, que pertenecen al capítulo de la Independencia, se puede leer: "En la mañana de ese 9 de octubre, Guayaquil ya era libre para siempre del dominio español...se proclamó de manera definitiva la libertad y se firmó el acta del Cabildo, que constituye, de hecho, el Acta de Independencia de Guayaquil, y por qué no decirlo, de toda la Patria" (pág. 42,43).

Sobre la Batalla del Pichincha: "El empuje de la libertad era incontenible y el joven teniente Abdón Calderón, aunque gravemente herido, permanecía en el campo de batalla manteniendo en lo alto la bandera celeste y blanco de Guayaquil" (pág. 44).

"Ese 24 de mayo de 1822 se cumplió el principal objetivo que Guayaquil se había impuesto desde que proclamó su independencia: dar la libertad a Quito" (pág. 45).

Sobre Simón Bolívar: "Guayaquil estaba indefensa. Casi todos sus hijos habían muerto durante la campaña por la libertad de Quito y nada pudo hacer frente a los 3 000 hombres puestos en armas que acompañaban al usurpador. Así, de manera artera, Bolívar ocupó y tomó por la fuerza la ciudad capital de la "Provincia Libre" de Guayaquil y decretó su anexión a Colombia".

"Perpetrado el abuso, Bolívar se preparó para recibir al general San Martín, con quien se había citado en Guayaquil para tratar asuntos de la independencia americana" (pág. 47).

Reacciones. El historiador quiteño Juan Paz y Miño fue el primero en criticar la obra. "Resulta que Guayaquil y los guayaquileños han hecho todo el proceso libertario nacional, lo cual es una absoluta exageración y tergiversación de la historia nacional", sostiene. "Bolívar está considerado como un usurpador, un conculcador de la independencia y autonomía de Guayaquil. Su imagen queda por los suelos", agrega.

Otro experto, Simón Espinosa es más cauto en su crítica. "Los hechos deben ser interpretados en su secuencia histórica, no aislados", dice. En ese sentido, ve bases reales en lo publicado, aunque sí nota cierta exacerbación en el relato. "Efectivamente, hubo guayaquileños que pelearon en la Batalla del Pichincha para liberar a Quito, pero fue un Ejército reforzado con gente de Colombia, de Venezuela, de otras regiones nuestras, no solo de Guayaquil, cuya bandera sí se flameó en el Pichincha", expone Espinosa. Sobre Bolívar, también cree que no es justo tildarlo de usurpador. "Es claro que Bolívar quería dentro de la Gran Colombia a Guayaquil como un puerto importante, ese era su proyecto. Pero Guayaquil, en ese momento, también estaba dividida en cuanto a su futuro".

Uno de los autores, Melvin Hoyos, rechaza las críticas de quienes no considera historiadores. "Nos hemos basado en abundante documentación y en un trabajo que nos ha demandado 18 años, revisando incluso obras de autores quiteños sobre los hechos (...), soy un historiador que lucha porque se revele siempre la verdad. Si esa verdad no gusta, por distintas razones -incluyendo políticas- no es mi problema. El que critique esta obra que lo haga con argumentos o que mejor se calle", finaliza. (MPH)

La historia de guayaquil, según Melvin Hoyos y Efrén Avilés



  • "La inmensa y rica cuenca del río Guayas era un nuevo Edén, en nada distinto al paraíso bíblico...".

  • "El 9 de octubre de 1820, por primera vez en nuestra historia, se mencionó, de manera oficial, la palabra independencia"..

  • "Bolívar escoge a Quito como la capital para que Guayaquil no sea capital del departamento y no tenga influencia. Qué egoísmo.".

  • "León Febres Cordero y Jaime Nebot son indudablemente los líderes que hicieron posible la transformación de Guayaquil".