<<< Volver

Policía y militares

El congresillo continúa con el análisis de los proyectos de reformas a las leyes de Personal de Policía y FFAA

El proyecto de reforma a las leyes de Personal de las Fuerzas Armadas (FFAA) y de la Policía mantiene inquietos a los organismos de Fuerza Pública.

La Comisión de Reforma del Estado y Gestión Pública del congresillo plantea que, antes de una calificación de los consejos de cada fuerza, se decidirán los ascensos de coroneles y generales a través de un decreto ejecutivo. Mediante este, el presidente de la República suscribirá y solemnizará los ascensos respectivos.

Nelson Reyes, presidente de la Asociación de Militares de FFAA Quito Luz de América, cree que el proyecto busca "peremnizar" a los altos cargos para beneficiarlos en sus salarios y cesantías. "Solo un general está ganando $5 560. A través de esta reforma, podrían alcanzar mensualidades más altas", dijo.

Otra preocupación es la modificación de los años de servicio, para que el personal se pueda jubilar a partir de los 25 años.

La propuesta ha sido analizada en comisión general con los representantes de la Policía Nacional, general Iván Sosa y coronel Alfredo López; y, al coronel Álvaro Criollo, del Comando Conjunto de las FFAA.

Para Patricio Haro, coronel retirado del Ejército, uno de los aspectos que debe cambiarse en la ley es la designación de los mandos de tal manera que el presidente de la República no se restrinja a elegir a los tres mandos más antiguos como ocurre actualmente.

Según el proyecto, se amplía el tiempo de permanencia de los sargentos a siete años y se reduce de cinco a tres años el tiempo de permanencia de los suboficiales.

A decir de Pablo Terán, presidente de la Asociación de ex combatientes Brigada Eloy Alfaro, es acertado que se quiera cambiar el mando militar, pero no cree que se deba aumentar el tiempo de servicio porque eso beneficiaría más a los altos mandos y "generaría malestar tanto en los miembros activos como pasivos", dijo.

A decir del presidente de generales de la Policía Nacional del Ecuador, Fausto Vásconez, estas reformas son positivas -en especial la de la Policía- ya que buscan dar agilidad en los trámites de las fuerzas públicas. (GCA)

El proyecto

La reforma para las FFAA prevé cambios en los artículos 25, 65 y 102. Por tanto, los ascensos de los oficiales generales y, dentro de los oficiales superiores, de los coroneles y capitanes de navío, se realizarán por Decreto Ejecutivo.

En cambio, en las reformas para la Policía Nacional, el jefe de Estado plantea cambios en los Art. 22, 46, 65 y 77. El cuerpo legal determina que los grados de oficiales generales y el grado de oficial superior de coronel de Policía, se otorgarán mediante Decreto Ejecutivo.

Policía cambiaría con nueva ley


El proceso será durante este año

La propuesta será enviada por el presidente Correa a la Asamblea que se instalará en agosto próximo

La nueva Ley Orgánica de la Policía Nacional, que se está trabajando en la Unidad de Ejecución Especializada del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana y Modernización de la institución policial, regulará una nueva estructura, plan de carrera y régimen disciplinario de los uniformados.

Fabricio Zavala, director de Modernización de la Unidad de Ejecución Especializada, explicó que se encuentran desarrollando las nuevas leyes de Personal y de Disciplina para la Policía, las cuales estarán fusionadas en un solo cuerpo normativo que es la Ley Orgánica de la Policía Nacional, en donde se regulará la nueva estructura de la organización, el nuevo plan de carrera y el régimen disciplinario interno.

Cambios se adaptan a constitución

Los cambios se enmarcan en la Constitución de la República que, en su artículo 163, señala que la Policía Nacional es una institución estatal de carácter civil, armada técnica, jerarquizada, disciplinada, profesional y altamente especializada, cuya misión es atender la seguridad ciudadana y el orden público y proteger el libre ejercicio de los derechos y la seguridad.

Por ello, dice Zavala, es nece- sario generar propuestas, para que, a través de una nueva estructura, se garantice y materialice lo dicho en la Cons titución, adecuándose a una institución que tiene 72 años.

Dentro de este proceso, señala el funcionario, puede darse incluso el cambio de denominaciones. Por ejemplo, el del Comandante General de Policía por el de Director General, con las mismas competencias, y con la responsabilidad de ser el director estratégico de la Policía, que asimismo responderá al Ministerio de Gobierno.

Clasificación por áreas

El director de Modernización comenta que, en la reorganización, se clasificarán las áreas de la Policía de acuerdo con su actividad. Así, por ejemplo, el área administrativa abarcará las oficinas de recursos humanos, área financiera, compras, etc. La operativa, en cambio, incluye a la Policía Comunitaria, investigaciones, prevención, aeropolicial. La territorial se hará cargo del apoyo operativo a través del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) y del Grupo de Intervención y Rescate (GIR). Esto sin eliminar las unidades que actualmente operan, pero sí garantizando el orden para su adecuado funcionamiento y coordinación.

Esto no implicará que la Policía se divida como ocurrió en México, donde han perdido el control e intercambio de información en su interior, dice Marco Antonio Acosta, asesor de la Unidad de Modernización.

En este caso, cita como ejemplo que, si se separara un área como la Migración, se perdería información de quien entra o sale del país, lo cual "sería grave porque son los ojos de policía".

Aclara que unidades como la Unidad de Lucha contra el Crimen Organizado (ULCO), la Unidad Antisecuestros (Unase) mantendrán su contacto con la comunidad, pero de manera indirecta. Así, en caso de un secuestro, esas unidades especiales harán la investigación y quien hará la intervención para el rescate es una unidad de apoyo como el Grupo de Intervención y Rescate (GIR) o el Grupo de Operaciones Especiales (GOE) .

Para el diseño del proyecto, se ha recurrido a experiencias de países como España, Chile, Francia, Colombia y México. Además, el proceso cuenta con el aval político del Ministerio de Gobierno.

La propuesta será presentada posteriormente por el presidente Rafael Correa a la Asamblea Nacional, para su debate y consiguiente aprobación. (ET)

Los cambios educativos

Una nueva educación para los policías también se plantea, como una forma de establecer una relación entre la carrera policial y la especialización, dice Zavala.

La idea es que los uniformados aprendan lo que van a utilizar en su diario trajinar en el servicio de seguridad. Este proceso arrancó desde inicios de 2009.

Acosta detalla que todo policía que ingresa a la institución tiene una formación fundamentada en derechos humanos como se pide en la Constitución. Dependiendo del perfil, tendrá la oportunidad de especializarse de acuerdo a su capacidad. "Cada uno podrá escoger los servicios operativos" y serán integrados a las unidades (GOE, GIR, investigaciones, aeropolicial, etc.), dependiendo de la disponibilidad. El proceso está basado en concursos de oposición.

>>> Continuar