MIAMI. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió hoy al Gobierno de Venezuela que detenga la "campaña difamatoria" emprendida contra directivos del diario Notitarde, una operación que este organismo calificó de "maliciosa maniobra de desprestigio".

La SIP, con sede en Miami (EEUU), subrayó en un comunicado que esta campaña está "instigada por legisladores nacionales y estatales del oficialismo de ese país".

Esta semana, prosiguió la SIP, varios paseos públicos de la ciudad de Valencia, en el estado de Carabobo, amanecieron con carteles y pancartas anónimas en los que se acusaba al diario y a sus directivos de estar financiados por el narcotráfico.

La campaña contra Notitarde se inició después de que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), denunciara que el diario tenía vínculos con la familia Makled, cuyos miembros están siendo procesados por narcotráfico.

Diputados del PSUV del estado de Carabobo y concejales oficialistas de la ciudad de Valencia se hicieron eco de las denuncias de Cabello ante el Congreso Nacional.

Estos funcionarios, en palabras de la SIP, "acusaron a los directivos de Notitarde por publicar publicidad política que hace cuatro años atrás contrató Abdalá Makled", candidato a la alcaldía de Valencia y hermano del empresario y presunto narcotraficante Walid Makled, quien fue extraditado desde Colombia y procesado por narcotráfico.

Makled llegó a Venezuela casi diez meses después de su detención en Colombia, país que privilegió extraditarlo a su país de origen y no a Estados Unidos, donde era reclamado por los mismos delitos.

También se acusa al diario de haber divulgado publicidad de una empresa del grupo Makled, entre 2007 y 2008.

El presidente editorial de Notitarde, Ricardo Degwitz, explicó a la SIP que, en el momento de la contratación de la publicidad, no existía impedimento judicial alguno para una relación contractual con el grupo Makled.

Además, en el caso de Abdalá Makled, su candidatura estaba autorizada por la Consejo Nacional Electoral, "por lo que no corresponde a ningún medio violar normativa alguna de ese organismo", añadió.

El presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e información de la SIP, Gustavo Mohme, mostró su sorpresa por los ataques contra Notitarde, "tendentes a minimizar la credibilidad de un medio que ha dado muestras de pluralidad y diversidad editorial".

"Estamos frente a una maliciosa maniobra de desprestigio, cuando vemos que se trata de asociar la buena fe que tuvo un diario en el pasado con el proceso judicial que se le sigue a una familia en el presente", expresó Mohme, director del diario peruano La República.

Además de las acusaciones públicas, el PSUV solicitó la semana pasada a la FiscalÍa General de la República que inicie una investigación en contra de la directiva de Notitarde, por sus supuestos vÍnculos con el presunto narcotraficante Walid Makled.

Representantes de asociaciones académicas, sindicatos, organizaciones civiles y trabajadores del medio "se vienen manifestando públicamente contra las acusaciones de los legisladores".

Walid Makled también es señalado como presunto autor intelectual del asesinato del periodista Orel Sambrano, del semanario ABC de Valencia y articulista de Notitarde, ocurrido el 16 de enero 2009. (EFE)