Si el 10 de enero no es posesionado se podría convocar a nuevas elecciones en 30 días

A través de su cuenta de Twitter @jaarreaza, Jorge Arreaza, ministro de Ciencia y Tecnología y yerno del presidente venezolano, Hugo Chávez, aseguró que el mandatario pasó el último día de 2012 "estable y tranquilo".

Por el momento no se han emitido nuevos detalles oficiales de la salud del mandatario socialista, fuera de lo dicho por el presidente encargado, Nicolás Maduro, quien el pasado domingo confirmó que Chávez permanecía delicado. Esto, debido a nuevas complicaciones derivadas de la operación a la que se sometió el 11 de diciembre en la Habana, la cuarta, en su lucha contra el cáncer. Mientras tanto, la preocupación por la salud de Chávez fue notoria en Caracas, con la asistencia de cientos de ciudadanos a una misa ecuménica en solidaridad con el presidente enfermo.

De su parte, el cardenal y arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, aseguró ayer que la incertidumbre que hay en Venezuela por la salud del presidente Chávez se disipará plenamente el próximo 10 de enero, fecha pautada para que sea investido como mandatario del período 2013-2019, al tiempo que pidió orar por su recuperación.

"En primer lugar vamos a orar todos por la salud del presidente Chávez. (...) vamos a pedirle a Dios que lo fortalezca en estos momentos" dijo el religioso.

Urosa señaló además que los venezolanos deben tener "una gran confianza en la sensatez de todos los dirigentes políticos (...) en el sentido de que deben apegarse a lo que está planteado en la Constitución nacional".

Por otro lado, el líder opositor venezolano y gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, llamó a sus seguidores a no caer en "rumores ni odios", aludiendo a la ola de comentarios que han surgido sobre la salud de Chávez. Capriles, sería un duro contrincante para Maduro en caso de que la posesión de Chávez no se postergue y se haga un nuevo llamado a elecciones en 30 días, como dicta la Constitución. Esto, tras haber alcanzado el apoyo del 44,39% de los votantes en las elecciones del 7 de octubre.

Antes de partir a La Habana a operarse, Chávez delegó a Maduro como presidente encargado, dejando un heredero político por primera vez en 14 años. Además anunció que él sería el candidato oficialista en las elecciones si deberían convocarse. "Ustedes elijan a Maduro como presidente de la República, se los pido desde mi corazón", dijo el mandatario. (EFE-AFP)