En el Aeropuerto Internacional Cotopaxi, en Latacunga, gracias al olfato de un perro llamado Isaac, se logró el decomiso de una carga de droga, oculta en 20 cajas de flores de exportación, de entre 140 que tenían como destino Amsterdam, en Holanda.
Para camuflar la droga se utilizaron 502 sorbetes plásticos envueltos con papel celofán verde, que simulaban ser los tallos de las rosas.
La captura se la realizó el pasado 1.º de noviembre, cuando los delincuentes, aprovechando las festividades de la Mama Negra y del Día de los Difuntos, trataron de sacar la carga de 6 900 gramos de clorhidrato de cocaína, que tenía un valor aproximado de $560 mil, según comentó Pablo Cerda, jefe del centro de Adiestramiento Canino.
Aparentemente, el cargamento pertenecía a la empresa Mountain Roses, sin embargo, las investigaciones de la Policía continúan porque se necesita conocer dónde fue embalada la droga y quiénes son los verdaderos culpables, dijo Cerda.
Además, durante el operativo se registró la aprhensión de dos ciudadanos ecuatorianos y de un cabezal de contenedor frío donde se realizaba el traslado. Los detenidos responden a los nombres de Bairon Deidan Torres Benavides, ecuatoriano de 39 años, propietario del vehículo, y Luis Felipe Mora Flores, de 22 años, inspector de carga de la compañía de Seguridad SSA. (EC)