En 2005, la población del Ecuador llegará a los 13,2 millones de habitantes, lo que equivale a un aumento de 740 mil personas en los últimos cuatro años, pues en el Censo de 2001, los ecuatorianos sumaron 12,4 millones.
El promedio de crecimiento anual de la población urbana es de 2,4% y esta pasará de 7,6 millones en 2001 a 8,4 millones en 2005, de acuerdo con un estudio de la consultora Pulso Ecuador, que realizó los estudios poblacionales con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y basada en su propia encuesta de hogares.
A este ritmo, la población ecuatoriana se habrá duplicado para 2047.
El número de ecuatorianos viviendo en las ciudades también aumentó en los últimos cuatro años, al pasar de 61,2% de la población total del país en 2001 a 63,4% en las proyecciones de 2005.
Esto equivale a un aumento de 9,8% en la población urbana, en parte debido a la urbanización de las zonas rurales y en parte a la migración interna.
En estos cuatro años, la población rural disminuyó 0,2%.
El analista económico, José Samaniego, afirma que este fenómeno se aceleró en la década de los setenta con el boom petrolero y fue impulsado en una segunda etapa por la migración al extranjero de los habitantes de las zonas urbano marginales, desde finales de la década de los noventa. "Este fenómeno no se detendrá hasta que la economía se consolide", afirma.
De otro lado, el número de familias también crece, pues eran 1,8 millones en 2001 y ahora serán poco más de 2 millones, lo que representa un avance promedio de 2,7% cada año.
Del total de hogares, 528 157 pertenecen al grupo de ingresos altos, es decir, que perciben más de $1 200 al mes.
Otros 571 367 corresponden a la renta media, que cubre desde los $450 hasta los $1 200 al mes. Los restantes 922 930 son de ingresos bajos, o sea, que reciben menos de $450 cada 30 días.
La típica familia ecuatoriana tiene un promedio de 4,14 miembros en la actualidad, frente a los 4,18 de 2002.
Según las proyecciones de Pulso Ecuador, en 2010 el promedio de miembros de los hogares habrá caído a 4,09 personas y en 2015, a 4,05.
Los hábitos de consumo en las personas cambian constantemente, según Samaniego, y dependen del avance de las obras para proveer a la población de servicios básicos, como agua potable, energía eléctrica y comunicaciones.
Es por esto que se explica, en parte, que la nueva canasta básica con la que el INEC calcula la inflación se mida de acuerdo con los patrones de consumo de los hogares urbanos, y que pase a incluir productos como el whisky, el jamón de cerdo, la Internet y el DVD.
En promedio, las familias ecuatorianas gastan en consumo $1 024,90 millones al mes, de acuerdo con Mauricio Orbe, director de Investigación de Pulso Ecuador. (VE)