|    Pico y placa Quito:  5-6    |  

Publicado el 10/Abril/2002 | 00:00

Esta publicación del domingo pasado, dirigida por el padre salesiano Felipe
Mayordomo, que se titula "Solidaridad y Fraternidad", pontifica que "los
ricos deberán pedir perdón porque durante tantos años han acaparado la
riqueza nacional, excluyendo a los pobres". No se increpa a los
derrochadores del dinero del Estado ni a quienes han hecho dinero mal habido
ni a quienes no pagan impuestos, sino al rico por ser rico. Da la idea de
que el autor cree que es delito trabajar honradamente y duplicar los dones
entregados por el Altísimo, según enseñanza bíblica.
No es la primera vez que esta publicación distorsiona el mensaje evangélico,
que estoy seguro se hace sin el permiso de San Juan Bosco, fundador de los
salesianos. He conversado también con padres salesianos que no están de
acuerdo en que la orden se encarrile políticamente y se dedique a buscar
candidatos en este año de campaña presidencial. Parecería que no hay
autenticidad y frontalidad entre lo divino y lo terreno. Los curitas
politizados deberían colgar sus hábitos, dedicarse a la buena vida, fundar
nuevo partido y candidatizar a su jefe que cree que el "reino es de este
mundo". Y verán lo lindo que van a pasar. Puede que hasta tengan que pedir
a esos ricos antipáticos que les den fondos para campaña y así se hacen los
solidarios y los fraternos con todo el mundo, en cumplimiento del
mandamiento nuevo que nos dejó Jesús: "amaos los unos a los otros como Dios
os amó". Imagínense, hasta chompas nos pudieran dar para hacer campaña de
"reconciliación" propuesta en la hojita dominical.
Quienes queremos al pobre y al rico, al mestizo y al indio, al cristiano y
al infiel, al rojo y al azul, según la palabra del evangelio, pedimos al
padre Mayordomo no tergiversar la palabra de Jesús y que acepte a quienes
creemos que debemos honradamente "ganar el pan con el sudor de la frente"
para compartirlo con los demás; a quienes creemos que trabajar y producir de
sol a sol es por la gracia del Creador y no por don del Estado pipón. En
fin, a quienes creemos en la prédica del amor y rechazamos la del odio.
La distribución de riqueza es un camino de dos vías: una para extraer
impuestos a quien produce y, la más importante, distribuir la riqueza
recaudada en obras y servicios a favor de los sectores marginados. Ese es
acto de responsabilidad de quienes se meten a manejar el Estado, pero no
saben cómo. Contamos con ingresos suculentos y terminamos con déficit. Son
23 años de democracia en que hemos tenido izquierdas y derechas y todos han
hecho lo mismo: no redistribuir la riqueza del Estado. Quienes han manejado
la cosa pública y quienes no saben cómo manejarla, son los encargados de
apagar La Luz del Domingo. Son, entonces, quienes tienen que pedir perdón al
pueblo, por habernos engañado cinco lustros.
[2830]

Ciudad QUITO

Archivado en | Deportes  |

Tags :



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad