El precio de un jean colombiano es de alrededor de $35. La industria nacional ha perdido terreno en el mercado



Azules, blancos y negros son los colores de los jeans que más se venden en el local Moda, propiedad de Luz Espinoza, en el suroriente de Quito.

La comerciante comenta que viaja cada mes a Cali (Colombia) para traer mercadería ya que la calidad de las telas con las que se fabrican los jeans de ese país son mejores que las nacionales.

Los precios a los que adquieren los productos en el país vecino no fueron revelados, pero en el Ecuador se venden a $35.

Espinoza dice que los jeans nacionales se fabrican en muchos casos con telas chinas, haciendo que la calidad sea baja y los precios, también.

En varios locales de los centros comerciales de la capital, se pudo evidenciar que la mayoría expende jeans colombianos argumentando que la calidad con la que se producen estos productos es mejor.

Los precios en estos locales van desde los $25 hasta los $50 en los lugares visitados por DIARIO DE NEGOCIOS.

Por otro lado, en el centro de Quito, específicamente en el centro comercial Ipiales, la variedad de jeans es mayor.

En este popular lugar de comercio, se pueden encontrar pantalones desde los $15 hasta los $30.

Adriana Astudillo, vendedora de ropa, dice que sus productos son colombianos, ecuatorianos y estadounidenses, por lo que los precios varían de acuerdo al lugar de origen y diseño.

Astudillo manifiesta que su ropa no es importada directamente, ya que la mercadería la adquiere de locales en Guayaquil.

La comerciante comenta que los productos que tienen marca estadounidense o colombiana son fabricados en el Ecuador, pero no se coloca la marca nacional ya que los consumidores asocian el producto ecuatoriano con mala calidad, por lo que se opta en poner marca internacional a los jeans ecuatorianos.

Para Oswaldo Morocho, vendedor de estos productos, la calida de los jeans nacionales ha bajado considerablemente.

Este vendedor cuenta que, en años pasados, los productos nacionales fueron muy apetecidos por consumidores tanto nacionales como extranjeros pero que el ingreso de productos colombianos y peruanos ha mermado a la industria nacional debido a que los productos de los países fronterizos son de buena calidad.

Morocho, que ha sido comerciante en el sur de Quito por casi 30 años, manifiesta que las fábricas nacionales deben entrar en un proceso de industrialización para competir con los mercados colombiano y peruano pues, sin esta modernización, la industria nacional se podría perder.

Actualmente, los jeans colombianos son los más apetecidos y los que abarcan la mayor cantidad de mercados, según Morocho. (JMM)