Al morir en actos de servicio, les suben de grado, pero las pensiones llegan con rebaja

El Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol) descuenta valores de las pensiones de viudedad-orfandad que reciben las esposas y los hijos de los policías fallecidos en el cumplimiento del deber.

En general, las pensiones oscilan entre $200 y poco más de $300, y de ese monto se les aplican descuentos superiores a los $100 por supuestos "pagos en exceso", según consta en varias liquidaciones de haberes de montepío a los que tuvo acceso BLANCO Y NEGRO.

En su última entrega, el suplemento publicó que los policías que mueren en actos de servicio son ascendidos post mórtem al grado inmediato superior, de acuerdo a la Ley de Personal de la Policía; inclusive, muchos son declarados Héroes de la institución.

No obstante, las pensiones de montepío no corresponden al sueldo de la nueva escala, sino al grado que tenían en el momento de morir, de acuerdo a lo manifestado por un grupo de viudas, a quienes el Isspol está descontando los valores que habría pagado de acuerdo al ascenso post mórtem.

Ellas señalaron que inicialmente las pensiones correspondían a la escala salarial del ascenso, pero que desde hace dos años empezaron a descontarles por supuestos "pagos en exceso". Por eso, consideran que en la práctica a sus maridos les volvieron al grado que tenían en el momento de morir.

El comandante general de la Policía, Jaime Hurtado, manifestó que no se ha ordenado un retorno al grado anterior, sino que en enero de este año se tuvo que hacer una "regulación" porque algunos rubros no estaban justificados.

En cambio, las mujeres indicaron que en el Isspol les dijeron que la Contraloría había cuestionado el pago de las pensiones conforme el ascenso post mórtem, en razón de que los policías fallecidos en actos de servicio ya no generan ingresos para el Isspol. (AA)

Demandan homologación


En el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de Quito se efectuará hoy, a las 10:00, una audiencia con los policías en servicio pasivo que demandaron el cumplimiento del decreto de homologación salarial del presidente Rafael Correa, que equipara las remuneraciones entre el personal del servicio activo y pasivo.

Segun el decreto, el proceso debe finalizar en 2009 y, en el caso de los policías en servicio pasivo, todavía no se lo aplica. (AA)