Novena reforma tributaria

El Gobierno busca nuevas fuentes de financiamiento y, para ello, una de las propuestas es incrementar el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) del 2% al 5%. Este incremento podría significar un aumento significativo en los ingresos, tomando en cuenta que la recaudación por este tributo llegó a $530 millones en 2010.

Según dijo el presidente Rafael Correa, esta es una de las propuestas incluidas en el paquete de reformas tributarias que el Ejecutivo prevé enviar a la Asamblea Nacional en los próximos días.

"¿Qué persona envía plata al exterior? Son los que tienen cuentitas en el exterior, los importadores. Los bienes importados, normalmente, son productos suntuarios. Estamos proponiendo subir del 2% al 5% la salida de divisas y eso no perjudica a los pobres, ni a la clase media", dijo el mandatario en su enlace sabatino, transmitido ayer desde Píntag, al oriente de la capital.

El director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Carlos Marx Carrasco, aclaró que, con esta propuesta, se mantendrá las exenciones relacionadas con la dotación de los créditos tributarios; con eso "la producción no se afectará". "Lo que sí se afectaría es la importación de bienes de consumo, de bienes suntuarios", aseguró.

En otra de las reformas tributarias planteadas, se contempla modificar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y a los Consumos Especiales (ICE) para vehículos híbridos, además de un impuesto especial para las botellas plásticas no retornables.

"Se trata de un impuesto de ¢2 a las botellas plásticas. No vamos a ganar nada con eso, porque a la vez se va a pagar ¢2 por cada botella que regresen", explicó Correa.

La propuesta plantea adicionalmente un impuesto "por contaminación" a los vehículos dependiendo de su año y cilindraje.

Para los autos más antiguos, el Ejecutivo plantea una moratoria de cinco años. Durante los primeros tres años, los propietarios deben pagar el 20% del valor que les corresponde. El valor máximo establecido para los autos que contaminan más, es decir, los de 6 500 centímetros cúbicos y con más de 20 años de antigüedad, es de $1 800.

El objetivo, según Correa, es que la gente pueda renovar su vehículo y utilizar lo recaudado para ofrecer planes de financiamiento en la adquisición del nuevo auto. "Lo poco que se recaude al año de ese impuesto será para financiar a través de la Corporación Financiera Nacional (CFN) la compra de un carrito nuevo. Con eso, ganamos menor contaminación y más seguridad", manifestó.

El mandatario señaló que, con la recaudación de estos impuestos, se financiará la elaboración de una gasolina de mejor calidad que contenga 500 partes de plomo por millón y no las 7 000 partes por millón que contiene actualmente. (LGP)

Datos clave

El ISD se aplicó por primera vez en 2008 con una tarifa del 0,5% y generó $31, 4 millones.

El impuesto se aplica a los gastos que se realizan con tarjetas de crédito o débito en el exterior.

El ISD se aplica a los traslados o envíos de divisas al exterior, ya sea en efectivo, cheques, transferencias, envíos y retiros.