El hermano del Presidente dice que busca trabajo en el norte del Perú, debido a "que este Gobierno no lo deja trabajar".

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, y Fabricio Correa, hermano del presidente de la República, aparecieron juntos en público por primera vez, y coincidieron en lanzar nuevas críticas al Gobierno.

El encuentro se dio a propósito de la inauguración de la estación de bombeo en el sector de Las Orquídeas, norte de Guayaquil, que evitará que durante los inviernos esta zona se inunde, como ha ocurrido todos los años.

La obra estuvo a cargo de Helptec, una de las empresas de Fabricio Correa, que firmó este contrato con la concesionaria de agua potable, Interagua. También se levantaron muros de contención. La inversión fue de $12,5 millones.

Jaime Nebot dijo que mientras "otros" llegan con botes cuando ocurren las inundaciones, el municipio se preocupó por la solución definitiva. "Pero si nos quitan el presupuesto, habrá menos alcantarillado, menos pavimentación", explicó. Luego, agradeció a las constructoras Helptec e Hidalgo &Hidalgo, por haber cumplido con la ejecución a tiempo.

Fabricio Correa dijo que no ha existido ninguna reconciliación con su hermano, el presidente Rafael Correa, y que los cuatro meses de su silencio, se debió a que su hija mayor contrajo matrimonio "y no quería dar una mala impresión a los familiares de mi yerno".

"Como hay que parar la olla para sobrevivir, he estado buscando trabajo en el Perú, ya que este Gobierno no me deja trabajar. Esta obra la pudimos hacer porque Interagua no es un gallinero del Gobierno". Sobre su encuentro con Nebot, dijo que fue "casual" y no hay ningún acercamiento. (MCH)