Tela negra, agua y crema bloqueadora evitan el problema

El calentamiento global incrementó los casos de enfermedades en la piel en los últimos 10 años.

Aunque no se puede erradicar este desorden ambiental, sí se pueden prevenir los daños.

Es la alerta que emitió la Sociedad Ecuatoriana de Dermatología, la cual advierte que la exposición directa al sol genera problemas como enrojecimiento, resequedad, aspereza, descamación, arrugas e incluso cáncer.

"De todos estos desórdenes, las manchas solares son molestias recurrentes en las consultas", comentó Santiago Palacios, dermatólogo.

Las pigmentaciones aparecen en las mejillas, en la frente, en el cuello, en el labio superior o en la nariz. Aunque no suponen un problema médico, sí afectan a la apariencia del rostro, explicó Cecilia Cañarte, directora de la Fundación Psoriasis.

Las experta indicó que existen varios tipos de manchas. Pero en la población ecuatoriana, los más recurrentes son: las pecas (lunares de color café oscuro), los lentigos solares (manchas marrón en áreas expuestas), el melasma o paño, las manchas blancas y la dermatitis Berlouve (mancha café claro). Esta última aparece cuando algún cítrico (limones, naranjas, etc.) entra en contacto con la piel y esta se expone al sol. (GCA)

Cuidados sencillos y efectivos


Eugenia Bonilla, especialista en maquillaje dérmico, aseguró que no es difícil evitar las manchas. Todo empieza por cuidarse del contacto con el sol al mediodía. "A esa hora, los rayos caen en forma perpendicular y la radiación que emana afecta a la piel de forma inmediata", dijo.

También enfatizó el uso de parasol o de paraguas y recomendó las gafas contra la radiación. Aunque advirtió que son más costosas, protegen mejor al rostro y a los ojos.

De su lado, la nutricionista Lorena Dávila añadió que la humectación también es vital. "Consumir líquidos da elasticidad y ayuda a la piel en la absorción de cremas bloqueadoras"

Trucos para el próximo feriado


Utilizar tela negra para protegerse del sol. Al contrario de lo que muchos creen, las fibras negras protegen a la piel porque es más efectiva

Usar una loción bloqueadora de acuerdo a las necesidades de cada piel. Aplicarse al salir del mar o después de bañarse; así la protección será más efectiva.

La dermatóloga indicó que no es necesario sufrir una manifestación en la piel, por lo que recomendó realizarse una revisión cada año.