Quito. 29 sep 99. Sin sirenas ni campanas más de dos mil
habitantes de Baños, de 11 barrios, realizaron el simulacro de
evacuación, ante una posible declaración de alerta naranja en el
volcán Tungurahua.

El simulacro comenzó en la sala de concejales de la Alcaldía de
Baños, en una reunión presidida por el alcalde de ese cantón,
Carlos Espinoza. Un miembro de la Defensa Civil -después de
solicitar a las dos radios locales que dejen de transmitir en
vivo- declaró la alerta naranja, y se barajaron varios supuestos.

Por ejemplo, el hecho de que los medios de comunicación emitieran
noticias sensacionalistas; inmediatamente se dispuso al encargado
del área de información que adopte las medidas pertinentes. La
solución fue reunir a la Junta Cantonal para elaborar un boletín
de prensa oficial.

La reunión terminó. En medio de una tenue llovizna la gente
comenzó a salir a las calles, para dirigirse al terminal, en
donde estaban en fila más de 20 buses, dos camiones militares
varias camionetas y tres volquetas del Municipio.

Un oficial del Ejército pidió a la gente encolumnarse en la
calle, por familias. La cola de gente dio la vuelta al Terminal
Terrestre. Aunque Carmela Castro -quien llegó a curiosear, por
qué es parte del 75% de la población de Baños que evacuará por
sus propios medios- no comprendía porque las autoridades no
tocaron las campanas ni se escucharon las sirenas, como
anunciaron en las dos radios locales, para comenzar la alerta
naranja, "porque eso generaría conmoción", los moradores de todos
los barrios acudieron a su cita. Entre los más ordenados
estuvieron los del barrio Miraflores. "Salimos todos juntos,
caminamos por la vereda para no estorbar el paso de los carros
-dijo Gladys Vargas moradora de ese sector-. Sabemos qué hacer
cuando se produzca la evacuación, y este es un entrenamiento
más".

TECNICOS ESTIMAN QUE CINCO PUENTES PODRIAN COLAPSAR

El alcalde de Baños esperaba la presencia del presidente de la
República, Jamil Mahuad. Lo esperaron en vano. En vista de que
no llegaba, pidió a la secretaria que lea un comunicado, en el
que solicitan apoyo económico para estar preparados ante una
posible evacuación.

Según los cálculos de los técnicos de la Defensa Civil, cinco
puentes podrían colapsar en caso de erupcionar el Tungurahua. Uno
de ellos es el de Las Juntas, de 235 metros de longitud, que
comunica Baños con Pelileo, una de las dos vías con las que
cuentan para la evacuación.

Por ese puente salieron los buses que llevaban a la gente a
Pelileo, durante el simulacro. Dos policías apostados en los
costados del puente controlaron que nunca estén más de dos
vehículos sobre el puente. La idea es evitar que colapse por
sobrepeso.

Según Fausto Gavilánez, jefe de la Policía del cantón, en caso
de producirse la erupción 500 uniformados se encargarán de
controlar el tránsito por las dos vías de acceso a Baños: desde
Puyo y Ambato, y de realizar un patrullaje para evitar saqueos.

El simulacro se produjo al pie del un volcán, que no deja de
echar fumarolas. En la tarde del lunes era claramente visible una
que formó una gran nube en el cielo.

ONCE BARRIOS

En el simulacro participaron 750 miembros de Defensa Civil,
Ejército, Bomberos, Policía y otros. Estaba previsto evacuar tan
solo 1 500 personas.

Varios buses hicieron falta para completar el simulacro.

Los barrios que participaron fueron La Fundición, Barrio
Obrero, San Vicente, La Amistad, San José, Las Ilusiones, Santa
Ana, Miraflores, Nuevo Baños, Pititig, Ambato y Pastaza.

Un evento similar realizó la población hace cuatro años.

También participaron 20 expertos estadounidenses de la Guardia
Nacional, del Comando Sur del estado de Kentucky. (DIARIO HOY)
(P. 2-A)