|    Pico y placa Quito:  7-8    |  

Publicado el 08/Junio/2008 | 11:14

Volver>>

¿Puede la naturaleza tener derechos? La Mesa 1 de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que analizó los derechos fundamentales y constitucionales, redactó 6 artículos en los cuales se considera a la naturaleza sujeto de derechos.

Atento a estos debates en Ecuador, el escritor uruguayo Eduardo Galeano escribió en el semanario digital Brecha un artículo denominado "La Naturaleza no es muda", en el que con argumentos de orden religioso defiende esta tesis.

Él advierte que por primera vez en la historia universal se reconocen los derechos de la naturaleza. "La naturaleza tiene mucho que decir, y ya va siendo hora de que nosotros, sus hijos, no sigamos haciéndonos los sordos. Y quizás hasta Dios escuche la llamada que suena desde este país andino, y agregue el undécimo mandamiento que se le había olvidado en las instrucciones que nos dio desde el monte Sinaí: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte", comentaba en su artículo.

La asambleísta por Alianza País Aminta Buenaño considera que estos derechos son "paradigmáticos y revolucionarios", pues no existen en otras constituciones. El garante de estos derechos, explica, será el Estado. Pero se espera que exista un organismo que controle esos imperativos vitales de los seres humanos. Buenaño afirma que es necesario que la naturaleza sea tratada como sujeto, pues las leyes ambientales existentes no ha servido de garantía para la preservación de nuestro ecosistema.

Alberto Acosta sostiene también esta tesis. En el artículo "La Naturaleza como sujeto de derechos", publicado en la página oficial de la Asamblea Constituyente el 29 de febrero, critica a los países desarrollados, que son justamente los que más ponen en peligro la sostenibilidad del mundo, de forma directa o indirecta".

Juristas ecuatorianos han calificado de absurdas estas posiciones. "No tiene sentido que la naturaleza tenga derechos sino puede ejercerlos, y no puede hacer un reclamo por sí misma", dice el abogado guayaquileño Xavier Flores Aguirre. Establece una diferencia con las personas jurídicas -entidades u organismos públicos y privados- que son una creación ficticia de derecho formadas por personas naturales que las administran y representan sus intereses.

"Los presupuestos son distintos porque la naturaleza no es la prolongación de intereses humanos, a diferencia de las personas jurídicas", señala Flores.

En su opinión, siempre va a ser el hombre quien discuta con otro hombre, en un plano intersubjetivo, los derechos que supuestamente la naturaleza tiene por sí y ante sí. (PIB)

El germen de las ideas de AP


Illich, un crítico de las instituciones occidentales

Iván Illich fue un filósofo austríaco polifacético y polémico. Fue el autor de una serie de críticas a las instituciones clave del progreso en la cultura moderna. Denostado por los comentaristas de la derecha (que no lo leyeron) y de la izquierda (que no lo entendieron), se ocupó en formular profundas críticas a la educación escolar, la medicina profesional y de patente, el trabajo ajeno y no creador, el consumo voraz de energía necesaria para el desarrollo económico como una negación de la equidad y la justicia social, entre otros temas.

Latouche, un contradictor del modelo de desarrollo

Serge Latouche es un economista francés que promueve y explora un nuevo sistema económico denominado decrecimiento. Se define como objetor del actual modelo de crecimiento económico.
Defiende un cambio de dicho modelo. Mantiene que el actual crecimiento económico es insostenible y hay que frenarlo y decrecer. Su propuesta de decrecimiento tiene como objetivo lograr lo que sería un desarrollo sostenible. Sus tesis coinciden y se apoyan en las del también economista rumano Nicholas Georgescu-Roegen.

Entrevista con Enrique Echeverría, constitucionalista

"El buen vivir será para quienes tienen el poder"


Para el jurista, una palabrita y otra no cambia la realidad de la vida

¿La Constitución incorporaría conceptos que provienen de nuevas corrientes sociológicas, por ejemplo el "buen vivir". ¿Es razonable?

Como literatura está bien, pero en la vida real el "buen vivir" será solo para los triunfadores, para quienes tienen el poder, un empleo fijo, sueldo, viáticos, viajes... Una palabrita u otra no cambia la realidad de la vida burocrática y social.

Los asambleístas ven en la nueva Constitución el instrumento de lo que llaman el "cambio"...
En la Constitución de 1998, que nos rige supuestamente hasta ahora, consta el derecho del pueblo a tener un medio ambiente libre de contaminación. Allí está en el papel, lindo verso. Pero la realidad es que siguen talando los bosques y acabando con los manglares. Los términos pueden ser muy bonitos, pero en la realidad el burócrata, el político hacen lo que se les ocurre con las aspiraciones escritas.

¿Ud. piensa que la Constitución servirá para consolidar a una nueva burocracia en el poder?
Supongo que también a una nueva corriente. Si la actual asegura el mercado como elemento principal de la economía, esta es antimercado. Pero esto puede traer más daños que beneficios. Con el solo anuncio de ciertas cosas literarias, ya está paralizada la inversión. No confiemos mucho en el papel, porque eso se distorsiona mediante leyes, reglamentos, resoluciones o la famosa interpretación del burócrata o del juez.

¿Para qué sirve entonces una constitución?
Sirve como una orientación, como un ejercicio simpático para discutir alrededor de ella las leyes.

¿Y cuál es entonces la función de la ley?
Señalar los cauces por donde deben marchar los ciudadanos para cumplir sus deberes personales y sociales. Pero en un país de compradazgos, de grupos de interés eso naufraga una y otra vez.

Los asambleístas dirían que ellos abren un nuevo cauce para un nuevo acuerdo de la sociedad...
Pero ojalá sea cumplible. Si la Constitución no es razonable para la operación de la vida social, puede hacer mucho daño. Claro, aún no se puede emitir un criterio definitivo, porque sabemos poco de esa famosa Constituyente. Pero sabremos finalmente cuál es la palabra decisiva de su excelencia el presidente, porque estamos conscientes de que lo que se hace en Montecristi es cumplir las directivas de la Presidencia, con ayuda de unos asesores españoles.

Otra idea que atraviesa el debate constitucional es la participación social, ¿qué opinión le merece?
En Quito, veo casi todos los días a gente marchando por alguna razón al Palacio de Carondelet. Esto significa que ahora hay nuevas gentes incorporadas a la actividad política y social. En lo teórico hablamos de más democracia, pero en la práctica no sabemos cuál será el resultado.

¿Qué advierte usted?
Advierto que hay un nuevo campo para los nuevos oradores y los engañadores de la sociedad. (MC)

Continuar>>
[6815]

Archivado en | Actualidad  |

Tags : Especiales Domingo 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad