|    Pico y placa Quito:      |  

Publicado el 04/Marzo/2011 | 10:52

Dos de cada tres adolescentes sin educación son madres o están embarazadas por primera vez, una estadística que despertó la alarma en el Gobierno, que emprendió una campaña de control de la natalidad criticada por la Iglesia católica.

La tasa de fecundidad adolescente en Ecuador es la más alta de la región andina, dijo Susana Guijarro, encargada del área de adolescentes del Ministerio de Salud.

"Dos de cada tres adolescentes de 15 a 19 años sin educación son madres o están embarazadas por primera vez. La tendencia del incremento del embarazo en adolescentes menores de 15 años en la última década es del 74 % y en mayores de 15 años es del 9 %", añadió.

Según Guijarro, un embarazo en la adolescencia se traduce a 2,5 años de escolaridad menos para las mujeres y cada hijo adicional acarrea un año menos de escolaridad en media.

"Las mujeres que no terminan los estudios tienen menos oportunidades de trabajo y menos ingresos y es más probable que aumenten sus condiciones de pobreza y las de su generación, ubicándose en condiciones de especial vulnerabilidad", dijo.

El Gobierno sostiene que el pilar fundamental para afrontar el embarazo adolescente es la educación pero, a riesgo de duras crÍticas de sectores como la Iglesia, también ha decidido hablar de frente sobre métodos anticonceptivos, no abortivos.

"Estamos dispuestos a asumir el desafÍo e ir a una agresiva campaña de planificación familiar porque no podemos aceptar que adolescentes se embaracen a los 14 años", dijo recientemente el presidente de Ecuador, Rafael Correa, al comentar que incluso hay embarazos de niñas de diez y doce años.

El mandatario, que es católico practicante y en su juventud fue voluntario en una misión de padres salesianos en una comunidad andina, no ha tenido reparos en ir en contra de la opinión de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana en este tema.

El ministro de Salud, David Chiriboga, anunció que habrá "acceso gratuito a todos los métodos anticonceptivos en todas las unidades del Ministerio de Salud Pública y de la red pública de salud".

La información y orientación se dirigirán en particular a los casi 2,8 millones de adolescentes de Ecuador, un paÍs que tiene un alto porcentaje de población joven.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana opinó que le decisión del Gobierno ha preocupado a "los creyentes y personas de sana moral", según un comunicado.

"La natalidad no se controla con métodos mecánicos ni con tratamientos farmacológicos, sino con una adecuada educación sexual, que lleva al respeto de la relación sexual como expresión del auténtico amor humano, exclusivo y estable por definición, fuente de nuevas vidas", dice.

Según la Conferencia, los jóvenes no necesitan "una promesa falsa de sexo seguro e información sobre métodos anticonceptivos" y recordó que desde hace algunos años difunde, para la enseñanza secundaria, una serie de folletos sobre educación sexual con el tÍtulo "saber amar".

A su criterio, "la mayorÍa de los métodos artificiales de control de la natalidad, que se difunden con mucha propaganda y ofrecimientos engañosos, respondiendo a intereses económicos y planteamientos geopolÍticos de los poderosos, generalmente son abortivos".

"No curan enfermedad alguna y tampoco garantizan el fin que declararan, limitar la natalidad", añade la Conferencia, que mantiene que las campañas masivas destinadas a promover el uso de medios anticonceptivos "han fracasado en muchos paÍses, donde han contribuido al fomento de la promiscuidad, a la multiplicación de enfermedades venéreas y crecimiento del número de abortos".

En cambio, para Guijarro, si los hijos, con o sin anticonceptivos "ya tienen valores claros, nadie se va a volver promiscuo". (EFE)
[3735]

Archivado en | Actualidad  |

Tags : Salud 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad