|    Pico y placa Quito:  9-0    |  

Publicado el 02/Mayo/2012 | 00:05

Producción petrolera

Los campos que se explotarán son el campo Ocano-Peña Blanca, el campo Ocano-Peña Blanca y Singue, ubicados en la Amazonía

El Gobierno otorgó concesiones a tres consorcios petroleros privados para reactivar tres yacimientos de pequeño tamaño con los que pretende elevar su producción de crudo en 15 000 barriles por día.

Los campos, situados en la Amazonía, cuentan con reservas de 18 millones de barriles, y con los contratos el Estado se embolsará $496 millones, calculado como valor presente neto, según dijo el ministro de Recursos Naturales no Renovables, Wilson Pástor, tras la firma de los convenios.

Su vigencia es de 20 años y las compañías se han comprometido a invertir inicialmente algo más de $130 millones.

"Espero que en forma inmediata se pongan a trabajar, pues esperamos una producción cercana a los 15 000 barriles por día que tanto necesita el país", dijo Pástor, quien explicó que ese nivel de bombeo se alcanzará en dos o tres años.

En noviembre, siete empresas pasaron adelante en la licitación de cuatro campos "marginales", como se conoce a los que tienen baja producción, y hoy Pástor anunció los ganadores de tres de esos yacimientos, al tiempo que informó de que quedó desierta la concesión de Armadillo.

El consorcio Interpec, integrado por la colombiana Empresa Integral de Servicios Técnicos (70%) y la ecuatoriana Pecs (30%), se quedó con el campo Ocano-Peña Blanca.

El campo Eno-Ron fue para el consorcio Marañón, de las empresas Pecs (40%), la Empresa Integral de Servicios Técnicos (30%) y Construcciones Futura (30%), explicó el ministro, quien no informó de la nacionalidad de las compañías.

Operará el campo Singue el consorcio DGC, integrado por Dygoil (60%) y la estadounidense Gente Oil (40%).

El Estado pagará a las empresas una tarifa promedio de unos $34 por barril de crudo extraído.

Aunque actualmente no existe bombeo en esos campos, sí tuvieron producción previa, apuntó Germán Avila, gerente de Pecs, quien dijo que dependiendo de los resultados de los estudios sísmicos la inversión podría aumentar.

Según los contratos, las empresas realizarán esos estudios en 250 kilómetros cuadrados de terreno y abrirán 15 pozos, explicó Pástor.

El campo más delicado en términos ambientales es Armadillo, por su cercanía al Parque Natural Yasuní, uno de los sitios más biodiversos del planeta.

La explotación de los otros dos campos que Ecuador presentó a licitación y que no han sido otorgados, Charapa y Chanangue, dependerá de los estudios que realice la también estatal Petroecuador para ver si vale la pena, explicó.

El ministro también informó de que entre mayo y septiembre el Gobierno realizará una "consulta previa" entre las comunidades afectadas por los 21 nuevos bloques petroleros que pretende abrir en el suroriente del país. (EFE)

 

[2822]

Archivado en | Diario de Negocios  |

Tags :



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad