Entre las pérdidas generadas por la caída del precio del petróleo el fisco deja de percibir unos $3 000 millones. Los subsidios demandan alrededor de $6 000 millones

El Gobierno aún no toma una decisión respecto a la posibilidad de no pagar la deuda externa como medida para compensar la reducción de los precios del petróleo cuya caída se agudizó desde agosto pasado.

Según estudio de Analytica Investments, si el presidente Correa decide suspender el pago de la deuda externa, "esta moratoria solo ahorraría al Estado unos $470 millones para 2009". Este valor resulta insuficiente ante la pérdida de ingresos que, para el fisco, representa la caída de del precio del petróleo.

Según estimaciones de expertos, desde agosto pasado, el Estado ha dejado de percibir unos $3000 millones por ese motivo. Y es que por cada dólar que se reduce en el precio del barril de crudo, el fisco pierde entre $55 y $60 millones anuales.

A esto se suma el incremento en el gasto público. Solo en subsidios, el régimen tendrá que cubrir unos $6 mil millones durante el próximo año.

El ministro de Coordinador de la Política Económica, Pedro Páez, aseguró, sin embargo, que el no pago de la deuda externa no es una decisión tomada. "Hay varias opciones, el reperfilamiento de la deuda, la renegociación... el caso es llegar a un ajuste", indicó al considerar que el país tiene "los colchones suficientes" para afrontar la crisis.

¿Es conveniente dejar de pagar la deuda?


Más allá de aumentar el flujo de caja, la ex secretaria de Finanzas, Magdalena Barreiro, considera que si el Régimen toma la decisión de dejar de pagar la deuda la situación sería crítica, ya que la consecuencia inmediata es perder el financiamiento externo.

"Tampoco es bueno destinar el 50% del presupuesto del Estado, como ocurría en Gobiernos anteriores, eso sería problemático, ya que el régimen debe cancelar otros rubros importantes", dijo.

En todo caso, si el Ejecutivo reduce el pago de la deuda en un 50% solo se ahorraría $235 millones; y, peor aún, si la reducción es del 30% dejaría de pagar $141 millones. Cifras que de todas maneras sí impactarían en el financiamiento externo.

Para el ex ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, el que actualmente se destine un valor menor al 30% del Producto Interno Bruto (PIB) también resulta contraproducente, "pues esto son las consecuencias de tener un Riesgo País (2 819 puntos) que está por las nubes", el cual impedirá que la inversión extranjera ingrese, por considerar al Ecuador un país moroso".

Renegociar la deuda


Pozo consideró como una alternativa la posibilidad de renegociar la deuda. Este es un sistema en el cual debe manejarse en condiciones de mercado y sobre bases voluntarias, tal como se hizo el cambio de los bonos Brady por Globales, "mecanismo en el cual se remplaza una deuda por otra", mencionó.

Al respecto, Barreiro indicó que una renegociación de la deuda cabe cuando el país prueba que es insolvente. Y este no es el caso del Ecuador; además, la situación financiera mundial complicaría más las cosas", sostuvo.

Wilma Salgado, ex ministra de Economía comentó, por su parte, que este mecanismo es más factible que tomar una decisión radical al negarse a cancelar la deuda. "Durante mis funciones licitaron varios organizaciones internacionales para proponer una renegociación y observación de las tasas de interés", dijo.

De igual manera, explicó que en la deuda bilateral se inició un canje con algunos gobierno que alcanzó un monto de $40 millones. (APB)