Nestlé se asoció con la Corporación Azende de Cuenca

Las empresas buscan sus propias estrategias y, a veces, terminan en divorcios o matrimonios cuando quieren posicionarse y subir escalones en el mercado.

Un ejemplo de ello es el mercado ecuatoriano con la aparición de Fuze tea, que la comercializa Coca-Cola, o Nestea, el té de diferentes sabores que ofrece Nestlé.

Las dos grandes son grandes transnacionales. Nestlé en la industria alimenticia y de bebidas, y Coca-Cola encabeza el ranking de bebidas. Estas dos rompieron un acuerdo de joint venture (colaboración empresarial) en enero de 2011.

El pacto se había consolidado en 1990, a escala mundial, para desarrollar productos listos para beber bajo la marca Nestea de Nestlé. En el Ecuador, Nestea salió a la venta en 2002, y Coca-Cola le apostó a este mercado desde 2009.

"Cada compañía tiene objetivos diferentes del negocio y decidimos tener nuestra propia marca de té en el país", afirmó la gerente de Marketing de Coca-Cola, Pierangela Sierra, sobre el tema.

Así, Coca-Cola sacó a la venta en el Ecuador y en 20 países más, Fuze tea, el 1,º de mayo anterior.

Mientras, Nestlé busca reposicionar Nestea, marca creada en 1948 que se expandió por casi todo el mundo. "En enero anterior tomamos la decisión que Nestlé Ecuador pasaría a ser totalmente responsable por la gestión de nuestra marca a partir de mayo", apuntó Christian Guerrero, director de Negocios lácteos, café y bebidas de esa firma.

Sierra afirmó que durante el join venture, Nestlé le prestaba el distintivo a Coca-Cola para comercializar el producto, aunque siempre se sintió dueña de la producción, lo que le facilitó, ahora, cambiar únicamente el nombre a Fuze tea. "Más que la introducción en el mercado de un nuevo producto, es de una marca, con las mismas bondades y características", dijo.

Sin embargo, Guerrero indicó que el acuerdo mundial con Coca-Cola no se ha roto, se ha "redefinido" geográficamente. En el Ecuador, Nestlé ha decidido distribuir sus productos listos para beber bajo su marca Nestea, con la Corporación Azende, una empresa ecuatoriana de origen cuencano, con gran cobertura y especializada en la distribución de bebidas líquidas en el país.

Nestea dice sentirse líder absoluto del mercado en este momento y la categoría, según Guerreo, viene en franca expansión, por ser la bebida de té "original y preferida de los ecuatorianos", por lo que ofrece seguir trabajando para el crecimiento de la marca."

Por su parte, Coca-Cola afirma ser una compañía que tiene un amplio portafolio de bebidas que cumplen estándares nacionales e internacionales porque son sanos, hidratan y cuidan la salud del consumidor.

Para Pierangela Sierra, el cambio de nombre a Fuze tea tiene una propuesta conceptual creativa mucho más afín al target de consumidores jóvenes-adultos (de 25 a 29 años), que buscan cosas "diferentes e innovadoras que nacieron en los años 80 en que se da un cambio generacional importante "con celulares, Internet, tienen hábitos de consumo peculiares y les ha puesto muy cerca del mundo". (TH)