Quito. 12.03.95. En plena época invernal el incesante calor y
la humedad producen una mayor incidencia de moscas, mosquitos
y otros insectos que hacen su aparición al tiempo de ser los
generadores de una serie de problemas de salud que martirizan
a la ciudadanía con mucha frecuencia. Entre los "martirios"
que debe soportar la población, ocupan un lugar preponderante
las enfermedades de la piel.

HOY conversó con el dermatólogo Enrique Uraga sobre la
incidencia del calor y la humedad como propulsores de
enfermedades de la piel tanto en niños como en adultos, aunque
establece que en los primeros los efectos son marcados y
mientras menor es la edad, mayor es la incidencia, lo cual es
fácil de comprender si se considera que los lactantes se
encuentran por lo regular confinados a cunas y las madres los
visten exageradamente con el afán de evitar posibles resfríos
o complicaciones similares, incrementando considerablemente la
temperatura.

"Una de las enfermedades más comunes es la miliaria, más
comúnmente conocida como salpullido y que es provocada por la
sudoración excesiva en presencia de obstrucción de los
conductos sudoríparos y que genera la aparición de lesiones
vesiculosas (pequeñas bombitas), que en los lactantes se
presentan en la mayor zona de sudoración como, es la frente,
axilas, ingle, parte superior del tórax y áreas laterales del
cuello, éstas pueden llegar a un enrojecimiento difuso de la
piel, observandose múltiples lesiones acompañadas de prurito
(picazón)".

Este prurito indica Uraga puede ser más o menos intenso o con
sensación de hincones.

En los adultos también se puede observar este problema
dependiendo sobre todo la actividad diaria realizada por el
paciente, resultando evidente que una persona que trabaja en
altas temperatura, bajo el sol o en planificación tendrá
muchas más probabilidades de sufrir del problema, que quien
realice una actividad diaria en un ambiente fresco.

MANEJO DE CASOS

El tratamiento de los pacientes -consiste en manejar las
condiciones ambientales cuando esto es posible, el aire
acondicionado. la ventilación de las habitaciones, el uso de
ropas frescas, baños tibios, el empleo no excesivo de lociones
de tipo calamina que existen en el mercado o de talcos
refrescantes pueden ser de ayuda al paciente.

EL IMPETIGO

Al cuestionársele al galeno si pueden producirse otras
complicaciones, manifiesta que una de ellas es la infección
secundaria de las lesiones que desencadena, infección de las
glándulas sudoríparas y que sobre todo en los niños pueden
terminar en abscesos.

"Un cuadro infeccioso que se observa en niños con mucha
frecuencia es aquel denominado impétigo, que consiste en la
formación de ampollas y de costras amarillentas o de color
miel, que es muy contagioso, sobre todo autocontagioso y que
puede diseminarse rápidamente por todo el cuerpo y en especial
en los niños pequeños.

Hay ocasiones que el impétigo adquiere características
epidémicas" En casos moderados, la limpieza adecuada de las
lesiones, la aplicación de un antibiótico local, es decir,
crema y otro elemento, las condiciones de higiene apropiadas y
el uso de jabones antibacterianos pueden ser suficiente, pero
cuando Son casos agudos se precisa la administración de
antibióticos por vía oral para curar la enfermedad.

ALERGICOS SON AFECTADOS

Los pacientes atópicos (alérgicos) tienen una mayor
predisposición a este tipo de problemas, dijo Enrique Uraga,
especialmente e n los niños, por ello el cuidado es Un factor
clave. Es necesario hidratar y lubricar la piel a través de
productos adecuados que son fáciles de comprar en el mercado,
el uso de ropas frescas, la eliminación de objetos que
estimulan la alergia como vestimentas de lana o ropa de color
que provoca la sudoración en exceso.

Otro tipo de pacientes que también deben tomar precaución son
aquellos sufren de infecciones o eccemas como los diabéticos.

HONGOS EN TODA EPOCA

El doctor Uraga sostiene que los hongos no solo aparecen en
época de calor sino que son mucho más frecuente durante el
calor y la humedad afectando a los niños y adultos. Los
primeros es frecuente que se contagien de pañalitis o de las
clásicas tiñas, mientras que en los adultos son las zonas de
pliegues, ingle, pies y submamarias las más afectadas que
originan lesiones enrojecidas, descamativas y que eliminan un
líquido a consecuencia de la inflamación.

EL PAÑO BLANCO

El popular paño blanco incluye varias enfermedades que
presentan características similares, es decir, la presencia de
manchas blanquecinas en la piel y que por lo general tiene
como agente desencadenante al sol el cual causa grandes
molestias a los niños o adolescentes creándoles manchas
blanquecinas especialmente en la cara, que no pican ni
molestan pero que estéticamente son desagradables.

En otros casos el sol actúa poniendo un hongo que ya se
encontraba en la piel y que actúa bajo la forma de manchas
rosadas, blanquecinas o color café y que corresponden a una
micosis conocida como pitiriasis versicolor, en el primer caso
debido a la aplicación de bloqueadores solares generalmente
para prevenir el problema y en el segundo se precisa la
administración de la medicación antimicótica, conluyó el
doctor Enrique Uraga.


FUETAZOS Y FUEGOS

Cuando la incidencia de los mosquitos es alta, se observan
muchos problemas desencadenados por las picaduras de los mismo
y que alcanzan diferentes niveles desde la reacción de las
simples picaduras hasta las reacciones alérgicas a las mismas,
formándose lesiones muy inflamatorias en la piel que a veces
son muy numerosas sobre todo en las partes más descubiertas al
alcance de los insectos y que puedan llegar a infectarse con
frecuencia por acción del rascado complicando más el problema.

El uso preventivo de repelentos de insectos es muy importante
en estos casos, la fumigación de las viviendas y sus
alrededores son muy importantes para disminuir la incidencia
de los mosquitos.

PAEDURUS

En esta época invernal también surgen al escenario otro
elemento muy conocido popularmente como el fuetazo y que se
denomina Paedurus, que es un insecto negro, alargado y con la
cola levantada, que elimina un tipo de ácido que al contactar
con la piel provoca lesiones vesiculosas con sensación de
ardor y que precisa la utilización de medicamentos por vía
oral.

HERPES

Cuántas veces en broma usted no le ha preguntado a un amigo o
amiga quién le ha mordido a causa de un racimo de bombitas que
se presentan al pie del labio o cerca de ellos, pues es te
cuadro de discreta sintomatología con picazón o sensación de
ardor en el paciente es motivado por el herpe s simple o
denominado fuego, enfermedad que es transmitida por un virus
que en esta localización es reactivada por las exposiciones
inadecuadas al sol, siendo indispensable que al ir a la playa
se emplee bloqueadores o labiales con capacidad de protección
solar. (8B)