Dos marcas copan el mercado en ecuador, sobre todo en quito

La variedad de sabores, tamaños y precios ha hecho que este producto tenga cada vez más acogida

La tendencia mundial en muchos productos alimentarios se inclina a lo saludable.

En Estados Unidos y Japón, el "frozen yogurt", -helado de yogur- ha ganado un espacio importante. También en la región, y en Ecuador. En Perú, Colombia, Venezuela, Chile y Brasil este nutritivo producto está viviendo un boom.  El año pasado llegó a Quito la primera marca de frozen yogurt, Chicberry.

Rosario Manzano, propietaria del negocio dice que es importante seguir la inclinación mundial y establecer una cultura que prefiera lo saludable.

Aunque en el país la comercialización de helados de yogur es incipiente, en los últimos meses se han consolidado en el mercado tres nuevas marcas y se prevé que en lo que resta del año se incorporen aún más firmas. Chicberry, además, abrirá tres nuevos locales este año.

Chicberry ofrece una gama de 24 sabores. A diario atienden a 300 personas, pero  el fin de semana la clientela aumenta a unas 1 500.

Manzano asegura que para emprender un negocio es importante hacer un estudio de mercado previo. La inversión fue alta. Adquirieron maquinaria con tecnología de punta par alos helados Además, la propietaria hizo una maestría en formulaciones de frozen yogurt durante un año y medio.

Los clientes de Chicberry dicen que los precios son cómodos. La onza de frozen yogurt, por ejemplo cuesta 43 centavos.

En la Isabela Católica de Quito se encuentra Mua, otro local de helado de yogur. Michel Castillo, uno de los empleados dice que esta marca es la más económica en el mercado. La onza de helado cuesta 39 centavos.

A diario vende cerca de 60 helados en ese local. Mua funciona también en la Av. Brasil, donde la afluencia de clientes es igualmente más grande el fin de semana.

María Fernanda Saavedra, gerente general de la heladería, dice que Mua es la primera marca ecuatoriana de frozen yogurt. Junto a su esposo planificaron cuidadosamente el negocio. Saavedra hizo estudios de preparación de frozen yogurt en México. Además,  decoró el local con colores y diseños alegres.

A Castillo por su parte, le gustaría que el negocio se expanda a los centros comerciales. Él acoseja a los clientes sobre combinaciones de sabores y los asesora para que su helado no sea muy costoso.

Hay casos en los que pagan  hasta $8 por la combinación de sabores. Saavedra dice que el sistema de autoservicio hace que el cliente elija la cantidad que quiera. Así no tiene que regirse a un precio establecido, como en el caso de los helados tradicionales.

Aparentemente,  una heladería es un negocio pequeño, pero según los dueños de negocios de frozen yogurt, es muy rentable. Aunque la iversión inicial es alta, una persona con capital de $35 mil puede montar un negocio similar y crecer. A parte de los clientes tradicionales, por su lado, Mua ha firmado un contrato con el Colegio Americano y Menor, para fomentar el producto entre los jóvenes.

A parte de estas dos firmas, en Quito hay varios puntos de venta. En el Centro Comercial El Bosque se ha instalado una amplia isla donde los compradores se aglomeran en busca de uno. Según Saskia Chacón, este yogurt es rico y no engorda.

En Quicentro Shopping hay una isla de la marca frozenberry. Las porciones cuestan entre $2 y $2,50 y se puede añadir 4 "toppings" por 75 centavos extra.

Angela Simba dice que atiende de 100 a 200 personas diariamente. Valeria Terneus, una clienta dice que prefiere esa marca porque es más económica y tiene mejor sabor. Ella, como muchos, consume helados o batidos de frozenberry por lo menos una vez a la semana.

La marca brasileña Zebra Zero también planea incursionar en el mercado ecuatoriano, así lo dice Hugo Cabrera, director de la franquicia en Perú. (PH)

Con un capital de $35 mil una persona puede iniciar su propio negocio de helado de yogur.