El deshielo de los glaciares de la Antártida está haciendo que los océanos cada vez sean más ácidos, lo que afectará a toda la fauna y flora marina de Latinoamérica, dijo a EFE el director del Instituto Antártico Ecuatoriano, José Olmedo.

"Los océanos cada vez son más ácidos a causa de la entrada de agua dulce", fruto del deshielo de los glaciares, explicó Olmedo en una entrevista telefónica desde las Islas Galápagos, donde hoy concluyó una reunión de los mayores expertos de la región sobre el tema.

En este sentido, argumentó que esta acidificación de los océanos "debilita a los organismos de agua salada" y añadió que esto tendrá "una repercusión en todos los paÍses latinoamericanos".

La principal conclusión del encuentro, que ha reunido a los Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos (Rapal) es que el cambio climático está transformando el ecosistema de la Antártida.
Olmedo explicó que en esta región predomina un ecosistema relacionado con el agua salada del mar, pero ahora, con el deshielo de los glaciares, está penetrando agua dulce en las costas, lo que fuerza a los seres vivos a emigrar mar adentro.

El director del Instituto Antártico aclaró que estos organismos son de los que se alimentan otros animales como los ping inos, focas o aves, que también se ven obligados a ir a zonas más alejadas para alimentarse.

El ecuatoriano puntualizó que estos son procesos que se dan a "largo plazo", pero que ya se empiezan a "visualizar en el encadenamiento" del ecosistema antártico.

El cientÍfico remarcó que el cambio climático "es un proceso global" en el que todos los habitantes del planeta están "inmersos".

"Los cambios de la Antártida no vienen de la Antártida porque ahÍ no hay fábricas, no hay nada", resaltó Olmedo.

Además, aseguró que lo que pase en esta región "indudablemente" afectará a todo el planeta, no sólo por la acidificación de los océanos sino también porque con la "disminución de los glaciares aumenta el nivel del mar".

Según Olmedo, eso es un problema para las poblaciones costeras y que están al mismo nivel del mar porque el agua aumenta y penetra en las ciudades.

"Lo que sucede en la Antártida nos afecta directamente a Ecuador, como por ejemplo con la corriente de agua frÍa Humboldt que ya llega a las Galápagos", expuso Olmedo.

El fenómeno consiste en la subida por la costa del PacÍfico de una corriente de agua frÍa procedente de la Antártida y que antes sólo llegaba a Perú.

Por este motivo, agregó Olmedo que es importante ver y conocer "cómo evoluciona y se desarrolla" la Antártida para estudiar cómo puede afectar a Latinoamérica.

Otro de los objetivos de la reunión del Rapal fue unificar la información y los esfuerzos sobre lo que se conoce de la Antártida, asÍ como coordinar proyectos de investigación y actos que sirvan para aunar los esfuerzos y no repetir acciones innecesarias.

Asimismo, los miembros del Rapal quieren concretar apoyos logÍsticos de cara a las próximas expediciones e investigaciones, con la finalidad de reducir costos.

La cita en Ecuador, ha sido el XXI encuentro del Rapal, y han asistido cerca de 50 representantes de los diferentes países.

Los miembros del grupo son Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Ecuador y Perú, mientras que Venezuela está en proceso de inclusión y también participó en el encuentro, que empezó el lunes y terminó hoy. (EFE)