Las 11 transacciones consideradas básicas siguen siendo gratuitas

La reducción, que está entre el 10% y 20%, fue aprobada por la Junta Bancaria y se aplica en los trámites más frecuentes como son el cajero automático, cheques y transferencias financieras

A partir del nuevo año bajarán el costo de algunos servicios bancarios en Ecuador.

La disminución, de acuerdo a la decisión tomada por la Junta Bancaria el 19 de diciembre último, determina una reducción que va del 10% al 20%, y se da en servicios muy utilizados por los clientes como son los servicios de cajero automático, transferencias, tarjetas de crédito y cuentas corrientes, entre otras.

Adicionalmente, se ratifica la gratuidad de 11 servicios considerados como "transacciones básicas".

Entre los servicios más representativos que disminuirán su costo está el retiro de dinero en los cajeros automáticos. "Me parece lo más sensato que disminuya el costo de este servicio, en los cuales muchas veces ni si quieran dan lo que uno necesita y solo nos otorgan $100 como cupo máximo por cada ingreso de tarjeta", se quejó Mónica Ochoa, que a veces recorre hasta cuatro cuadras para buscar un cajero de su banco, donde el debito es menor.

Y es que si antes un usuario pagaba por un retiro en efectivo en corresponsales no bancarios de la propia entidad ¢35, desde el martes pagará ¢31; y quienes retiraban en otra entidad dinero a un costo de ¢50, ahora cancelarán ¢45.

Dentro de esta misma categoría, los bancos deberán cobrar ¢4 menos por la emisión de la consulta de saldos impresa.

Asimismo, las transferencias al exterior en oficina se reducirán de $55,49 a $49,54. Mientras que las trasnferencias recibidas del exterior y las nacionales de otras entidades oficinas, pasarán de $10 a $8,83, según la resolución de la Junta.

En cuanto a los servicios gratuitos no hay variaciones. Siguen sin costo alguno la cancelación o cierre de cuentas, activación de cuentas, mantenimiento de tarjeta de crédito, pagos de tarjetas, bloqueo de tarjetas de crédito, emisión de tabla de amortización, transacciones fallidas en cajeros automáticos, reclamos, frecuencia de transacciones, reposición por actualización, emisión y entrega de estado de cuenta y bloqueo, anulación o cancelación.

Las disposiciones de la Junta Bancaria, presidida por Pedro Solines, se basa en el artículo 52 de la Constitución de la República, vigente desde 2008, donde se determina que las personas tienen derecho a disponer de bienes, servicios de óptima calidad y a elegirlos con libertad, así como a una información precisa y no engañosa sobre su contenido de características.

Asimismo, toma en cuenta la Ley Orgánica de Defensa del Consumidor, vigente desde julio de 2000. Allí se establece un derecho similar, asimismo se establecen condiciones adecuadas, veraces, claras, oportunas, y completas sobre los bienes y servicios ofrecidos en el mercado.

Lo costos de los servicios bancarios bajan al mismo tiempo que entran en vigencia el cobro del IVA en los servicios bancarios. (NMCH)



Las nuevas reglas para la banca por el bono

La nueva reforma tributaria impulsada por el Gobierno para que la banca privada financie parte del incremento del bono de desarrollo humano también entra en vigencia en enero.

Entre los cambios aprobados por la Asamblea están la eliminación del beneficio de la reducción del 10% al Impuesto a la Renta (IR) para los bancos; la reforma a la fórmula de cálculo del anticipo de los bancos y de las sociedades financieras, que sería al 3% de sus ingresos gravados; la aplicación del 12% del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los servicios financieros de las entidades bancarias; la obligatoriedad de remitir información de las instituciones del sistema financiero directamente al Servicio de Rentas Internas (SRI).

Asimismo, según la nueva ley, se comenzaría a controlar el techo de los salarios de los banqueros privados. Ello estaría a cargo de un organismo estatal.

Eso, mientras la Asociación de Bancos Privados de Ecuador y expertos económicos han argumentado que estos cambios en la ley podrían generar una desaceleración del crecimiento del patrimonio de sus afiliados.

Además, han argumentado que se podría ver mermada la oferta de crédito para los más de 7 millones de depositantes con que cuenta el sistema. (NMCH)