Autoridades y 3 000 estudiantes del Colegio Experimental Simón Bolívar están a la espera de la disposición para el cambio de instalaciones fuera del centro histórico de la ciudad

Con nostalgia e incertidumbre, las "limoneritas", como se conoce a las aproximadamente 3 000 estudiantes de esta institución llamada "emblemática" de la ciudad, esperan la luz verde para el traspaso de sus instalaciones.

El sitio que ocupa la Escuela Eugenio sería la opción propuesta como nueva casa para el Colegio Experiemental Simón Bolivar. Esto, después de la salida definitiva de la institución municipal a sus modernas instalaciones que se construyen para formar la Unidad Educativa Espejo y en el que funciona actualmente el diversificado, ubicado en el sector de Pomasqui, vía a la Mitad del Mundo.

Un estudio realizado por Instituto Metropolitano de Patrimonio Cultural de Quito mostró la necesidad de reubicar al establecimiento construido hace aproximadamente 450 años para realizar la recuperación de la edificación colonial que ocupan actualmente.

Fanny Mantilla, vicerrectora de la institución, explicó que el cambio se ha tratado desde hace tres años aproximadamente. "En esta administración municipal, se han modificado los plazos. Uno de los ofrecimientos fue que ya íbamos a incorporar a las jóvenes en casa nueva en este mes de junio, pero seguimos aquí", expresó.

Con el año lectivo a punto de concluir, no se dilucida una salida clara, no existen fechas comentó Mantilla. "Todo dependerá del presupuesto municipal que les asignen para la adecuación del otro plantel", aseguró.

Los primeros trabajos fueron eléctricos, sanitarios y de agua potable, que ya se realizaron en una primera etapa. Presentaron además propuestas arquitectónicas según las necesidades de las autoridades del plantel; "por ejemplo, se diseñaron vicerrectorados, que son escenciales para nosotros y que no había en el otro edificio", dijo Mantilla. Ahora, las autoridades de educación y municipales han ofrecido realizar las obras dependiendo de los fondos que se asignen.

Los beneficios, según la autoridad, serían por la movilidad. La ubicación actual genera problemas para acceder, tanto a las estudiantes, que no tienen transporte del colegio, como a padres de familia y a los vecinos que están en los alrededores.

"Tendremos más espacio para las actividades deportivas". Este establecimiento se ha destacado en varias disciplinas deportivas como cheerleading, fútbol y vólei, atletismo, además de las reconocidas bastoneras. "La piscina de la escuela Espejo sería el aporte para una educación integral de las jóvenes", anotó.

En sus corredores y patios, las escasas estudiantes que se encuentran en las instalaciones por la finalización del año lectivo expresan su tristeza pero también una expectativa de misterio y descubrimiento en un nuevo lugar en el que, con las nuevas reformas previstas por el Ministerio de Educación, pasarán gran parte del día.

Daniela, de 15 años, contó que su madre estudió también en el colegio. "A ella tanto como a mí, nos da mucha pena dejar esta casa, pero hay que ver al futuro", afirmó.

Con opiniones divididas y con mucha nostalgia, los docentes, personal administrativo y las aplicadas chicas esperan que los ofrecimientos de una nueva infraestructura se concluyan a tiempo y que se preste atención a la larga trayectoria educativa del "querido Simón". (AZ)

La historia

Bajo el impulso de la educadora Señorita María Angélica Idrobo, el colegio abre sus puertas mediante resolución ministerial 107 del 19 de Agosto de 1940 con el nombre de Liceo Bolívar y en calidad de plantel particular para formar a la juventud femenina en las especializaciones de Corte y Confección, Bordado y Labores, Contabilidad Comercial, Mecanografía y Taquigrafía.

En 1948, el Consejo Nacional decreta que, a partir del 1.° de octubre de ese año, el Liceo Bolívar pasa a ser una dependencia nacional bajo el control del Ministerio de Educación Pública.

El 21 de Septiembre de 1957, se reorganiza el plantel con el nombre de Colegio Técnico de Señoritas Simón Bolívar. El 7 de agosto de 1984, mediante acuerdo Ministerial n.° 5719, se transforma el colegio en Plantel Experiemental Simón Bolívar.

Más Noticias

-Reubicación de colegios afectará a comerciantes