El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró hoy que está "casi listo" el Banco del Migrante, a través del cual se pretende encaminar el dinero que miles de ecuatorianos residentes en el exterior envían a Ecuador.

Correa recordó la importancia de las remesas para la economía del país y en especial para el mantenimiento de la dolarización, esquema que asumió Ecuador en el año 2000 cuando la divisa estadounidense reemplazó al sucre.

En una entrevista realizada anoche, Correa recordó que el envío de remesas cayó un 22% en el cuarto trimestre de 2008 y reconoció que "subir el monto de remesas va a ser muy difícil: Solo en España hay 50 mil ecuatorianos desempleados".

Por ello, insistió en que en su administración tratan de optimizar las remesas para que no vayan a consumo sino a inversión, esquema en el cual es de fundamental importancia el Banco del Migrante.

"Está casi listo un Banco del Migrante, que va a tratar de captar ese envío de remesas, crear un historial crediticio", dijo para que quienes retornen al país puedan solicitar préstamos con mayor facilidad.

La emigración aumentó en Ecuador en 1999 cuando se produjo una de las peores crisis financieras de la historia, que se saldó con el cierre de varios bancos y el paso de otros a manos del Estado.

España e Italia, en Europa, y Estados Unidos, en América, han sido desde entonces los principales destinos de los ecuatorianos que buscan mejores condiciones de vida en el exterior. (EFE)