TEGUCIGALPA.- El ejército de Honduras inició el traslado hacia Estados Unidos de un potente arsenal militar almacenado hace 20 años en un batallón al norte de ese país, reveló hoy la prensa local.

El armamento consiste en 4 600 fusiles Fal y 800 AK-47, 30 cañones de 20 milímetros con cajas de repuestos, 2 500 cohetes y 48 cohetes RPG-7 y centenares de cajas de municiones.

"La movilización continuará entre enero y febrero de 2009, hasta sacar todo el armamento", dijo el vocero de las Fuerzas Armadas, coronel Ramiro Archaga.

El arsenal fue enviado en 1986 a las Fuerzas Armadas de Honduras por la compañía Longlac Entriprice, con sede en Panamá y subsidiaria de la compañía Sanco Global Arms, con sede en Miami.

Se depositaron en el Comando de Apoyo Logístico del Ejército, ubicado en la localidad de Naco en Cortés (norte). Longlac Entriprice ofreció las armas para que Honduras las tuviera en depósito con opción a compra como reserva para repeler un posible ataque de Nicaragua en los años 80, durante la Guerra Fría, se indicó.

"Esta es una operación ultrasecreta, que se hace con las más rigurosas medidas de seguridad", expresó Archaga.

Faltan por realizarse ocho envíos del arsenal, cada uno consistente en cinco furgones que seguirán la misma ruta que los que salieron primero, amplió.

Para que las armas llegaran a Honduras en 1986, participó como intermediario y representante de Longlac Enterprice, el señor Mario Delamico, calificado en esa época como terrorista en Nicaragua.

En el año 2000, los tribunales de justicia de San Pedro Sula establecieron que los pertrechos pertenecían a la empresa panameña Longlac Entriprice y que podían regresar a Estados Unidos. (AFP)